BOGOTÁ
Esta vez el único problema en el aeropuerto de Ciudad de México fue la hora y media de cola que tuve que hacer, y que el WiFi que comparten todas las tiendas va fatal.
Pero lo peor es que nunca pasé tanto miedo en el despegue! Maldita sea, el avión se balanceaba. Yo encima no paraba de mirar el ala y veía cómo algunas láminas parecidas a los ‘flaps‘ parecían que quisieran abrirse pero no podían… pero supongo que era normal y por eso llegué sano a Bogotá, qué mal lo pasé! Por suerte, ya en altura, es increíble la estabilidad, es como si no hubiera despegado.
Llegando a Bogotá, la azafata anunció la hora local, y yo no entendía nada porqué en Colombia se suponía que era una hora más que en México. Al final descubrí que en Colombia no cambian la hora como en muchos países, con la tontería ésa del supuesto ahorro energético. Y también dijo la temperatura, 15 ºC. Ups qué fresco, que es debida a la altitud de la ciudad, 2600 m sobre el mar, pero ya se agradece un poco de fresquito.

Mi primer encuentro con una colombiana… | © Marc Iglesias |


La ideal inicial era hospedarme en La Candelaria, la zona turística, pero al ver que a las 9 de la noche no había ni un alma, ni siquiera coches, me dio bastante yuyu. Y busqué una zona más alejada aparentemente más segura.
Algo que me llamó la atención es la cantidad de gente que se dedica a prestar móviles para cobrar llamadas. Y tienen mucho éxito. Lo curioso es ver cómo lo tienen montado algunos, con antirrobo,

Popular servicio de llamadas… con antirobo! | © Marc Iglesias |


Atan los celulares pa que no se los lleven, y eso que son los cutres y viejos.
Para desplazarme al centro, tomé el Transmilenio, o como le dicen acá ‘Transmilleno’. Son autobuses que tiene carriles exclusivos, pero es un sistema que no da abasto. Pero lo peor es cómo están organizados. Si eres turista olvídate de entenderlo por tu cuenta, mejor ves directamente a algún policía o trabajador a preguntar qué bus has de tomar. De verdad, es pa pegar al que lo inventó.
Visité el famoso y recomendable Museo del Oro, por solo 3000 pesos (1,2€ !!)

Juego de miradas | © Marc Iglesias |


Piercings | © Marc Iglesias |


Qué mooonooo | © Marc Iglesias |


El misterioso caso del hombre-botijo | © Marc Iglesias |


Máscara | © Marc Iglesias |


Pokemon | © Marc Iglesias |


Y el Museo Botero. Oh, me encanta este artista, sobretodo después de descubrir la cantidad de pinturas y esculturas que tiene.

© Botero – ‘La Gioconda’ | © Marc Iglesias |


© Botero – ‘Crucifixión’


Bella escultura Botero de bronce pulido | © Marc Iglesias |


© Botero – ‘Pájaro’


© Botero – ‘Niña comiendo helando’ ¡Pero si parece un hombre!


Botero era un poco cabroncete | © Marc Iglesias |


Escultura de Salvador Dalí | © Marc Iglesias |


Foto-realismo | © Marc Iglesias |


Es curioso saber la opinión del artista cuando todo el mundo decimos que retrata a ‘gordos’; él lo desmiente y dice que son gente ‘voluminosa’. Es un crack.
Tuve la suerte de coincidir en fechas con Fotográfica Bogotá 2011, siendo el país invitado México (casualidades de la vida), e implicaba que la mayoría de galerías de arte exponían fotografías, yuhuuu.
En una de ella me encantó un poema que leí:
“Quiero ser el vaso donde tu bebes
y besar tu boca azucarada
quiero ser chófer de tu automóvil
y agarrar tus curvas de bajada.”

El retrato original sí que, pero un poco forzado jeje | © Marc Iglesias |


Tremenda la niña | © Marc Iglesias |


Patio interior de la Casa de la Moneda | © Marc Iglesias |


En la Casa de la Moneda exponía Joan Fontcuberta, fotógrafo barcelonés de renombre. Y flipé con su expo, está claro que le permitieron su obra porque era él, que llego a ir yo y me mandan a la mierda. Consistía en proyectar muchas fotografías sacadas de Internet de gente que se toma autorretratos en espejos, la gran mayoría eran eróticas y otras pornográficas. Pues sí, en esto consistía su obra… hay que joderse.

Expo de Joan Fontcuberta ‘A través del espejo’


La expo que sí me encantó fue la retrospectiva de la obra de León Ferrari, llamada Arte y Poder, un artista argentino que no conocía (perdonad mi ignorancia) el cual plantea sin censura temas como la religión, violencia o sexo.
Arte y Poder: “La Biblia tiene esa característica, cada uno puede sacar de ella lo que quiera, sólo hace falta elegir el versículo. Cuando se juzga a Hitler, no se lo juzga por haber hecho renacer una Alemania postrada o por fotografiarse con niños, sino por la matanza que desencadenó. Mientras nosotros lo juzgamos a Adolfo por sus crímenes, cuando vemos al cristianismo nos fijamos solamente en sus aspectos tolerantes. No me parece muy tolerante una religión que te condena al fuego eterno”. L.F.

© León Ferrari – ‘Espectáculo’. ¡Me encanta! aunque yo le habría puesto ‘Especta-culo’


© León Ferrari – ‘Ámate’


Info: “Palabras de Jesús escritas en Braille sobre estampa de Utamaro que muestra la técnica de masturbación mokodaijuji: pellizcar el clítoris entre los dedos índice y mayor. Texto el Braille: ‘Amarás a tu prójimo como a ti mismo’ “

© León Ferrari – ‘Estudio para Mujer preocupada’. Jajaja ¡este tío es un crack!


Obras de León Ferrari


Obra de L.Ferrari titulada ‘La civilización cristiana y occidental’


Visité también el Planetario. No estaba en funcionamiento porqué estaba en mantenimiento, pero sí había una exposición curiosa. Colgados del techo habían más de 500 machetes.

Al menos habían 2 chicas explicando el sentido de la obra, porqué si no… | © Marc Iglesias |


Unas trabajadoras me explican lo que la obra representa: cada machete pertenece a una persona que trabajaba en la talla de la caña de azúcar, y que se ha quedado sin trabajo debido a la nueva maquinaria.
Hablando de dulces, aquí llaman ‘arequipe’ al dulce de leche, y lo utilizan en mucha bollería.

‘Dona’ relleno de riquísimo arequipe (dulce de leche) | © Marc Iglesias |


Un día fui a visitar La Primera Maravilla de Colombia, la Catedral de Sal de Zipaquirá.

En el parque de Zipaquirá | © Marc Iglesias |


Llamada así por haberse construido dentro de una mina de sal (aún operativa), pero de catedral nada. Como dice la Wikipedia, “en su interior se encuentra una rica colección artística, especialmente de esculturas de sal y mármol en un ambiente lleno de un profundo sentido religioso que atrae a turistas. A lo largo de la galería de acceso se encuentran las estaciones del Viacrucis, un recorrido que hace memoria del Camino al Gólgota de Jesucristo con su Cruz.”
A mi esto de la religión me la su** pero quise verlo “con otros ojos”, y me encantó porqué a nivel visual es muy atractivo.

Viacrucis | © Marc Iglesias |


Viacrucis | © Marc Iglesias |


Viacrucis, 2ª parte | © Marc Iglesias |


Haciendo el capullo | © Marc Iglesias |


Capilla | © Marc Iglesias |


Ángel anunciador | © Marc Iglesias |


Joya arquitectónica | © Marc Iglesias |


No solo es sorprendente la construcción, sino pensar en los trabajadores que día sí día también están allí sin ver la luz de sol. Los guías hablan con turistas, pero por ejemplo pensad en la señora que limpiaba los WC que estaba allí todo el maldito día. Por cierto, pedazo lavabos que hay en la mina.

Sorprendentes WC en el interior de la mina | © Marc Iglesias |


Y para acabar la sección de Bogotá comentaré sobre comida, que hace tiempo que no lo hago.

Carnívoro | © Marc Iglesias |


Parece más sabroso de lo que es | © Marc Iglesias |


Deliciosas arepas | © Marc Iglesias |


Típicas pero ricas sopas colombianas | © Marc Iglesias |


Milhojas, tremendo | © Marc Iglesias |


 
MEDELLÍN
La ciudad de los ‘paisas’ y de las mujeres bellas (operadas o no). No me he encontrado gente tan hospitalaria y amable como aquí, de verdad. Yo sólo le pregunté al encargado del supermercado dónde podía encontrar los cereales, y estuvimos hablando una hora! Me aconsejó sitios para visitar, y hasta me hizo un mapa de la ciudad sobre la tapa de una caja. Una pasada.
Vine en avión desde Bogotá porqué ya estaba hartito de viajar tantas horas en autocar, además que por las inundaciones de meses atrás había carreteras en mal estado, y por la cantidad de curvas.
Las dos primeras noches me hospedé en un hostal muy bonito pero me fui porque no aguanté al dueño (y eso que era de Madrid), que ya me cayó mal desde el primer momento.
Su bienvenida fue decirme que su familia era dueña de una cadena de restaurantes en Barcelona… y a mi qué tío. Imagino que por eso le molaba la “alta cocina”, preparando cenas de 4 platitos, y desayunos que tardaba más de una hora en servir. Claro que estaba bueno, pero normalmente quieres aprovechar el día y salir pronto. También tuve un ‘pique’ porque me quejé que las excursiones que ofrecía eran caras. A ver tío, si pides una cantidad mínima de personas, es para que sea más barato, por tanto el precio no puede ser el mismo que si fuera uno solo, mamón.
¿Habeis visto la peli Vicky Cristina Barcelona? Pues una situación similiar ocurría en ese hostal, el tío estaba liao con las 2 trabajadoras.
Fui de paseo con 2 compañeros de hostal hasta El Poblado, la zona de bares y discos más conocida. Allí flipamos con varios escaparates.

Ejemplo de mujer ‘paisa’ | © Marc Iglesias |


Fotooo! | © Marc Iglesias |


Subimos a ver el Pueblito Paisa, algo que a mucha gente gusta y aún me pregunto el por qué. Al menos las vistas compensan la subidita.

Bar en el Pueblito Paisa | © Marc Iglesias |


Medellín, y sus comunas | © Marc Iglesias |


Me cagué en todo cuando me cobraron 5000 pesos (2€) por un café con leche, de máquina, que era una basura. Estoy harto, yo entiendo que en los sitios turísticos se cobre más de lo normal, pero no soporto que la calidad sea una mierda. Así joden al turista 2 veces.
Como decía, me cambié de hostal, al “61 Prado” y acerté de pleno. Al lado de una parada de Metro y a 10 minutos caminando del centro. Pero lo mejor fue la calidez del hotel. Tanto, que me quedé días simplemente disfrutando del sitio, de la compañía de los huéspedes y del personal. Incluso hice fotos y se las dí para promoción (A cambio me hicieron un descuento). He de reconocer que también me cautivó el iMac que pueden usar los huéspedes jeje

Entrada del hotel 61Prado | © Marc Iglesias |


Romántico comedor del hotel 61Prado | © Marc Iglesias |


Vistas desde la terraza del hotel | © Marc Iglesias |


Por cierto, hablando de Metro, espectacular. Por eso le dicen El Orgullo de Medellín. Ya de por sí es agradable y cómodo usarlo porqué no va bajo tierra. Es limpio y amplio. La megafonía no solo anuncia las estaciones, sino los sitios de interés en las cercanías de cada una. Y al final del recorrido hasta da las gracias por usar el servicio. A ver si tomamos ejemplo.
Pues aprovechando la cercanía del centro, me fui caminando hasta el centro. En este corto recorrido pude observar los grandes problemas que aún tiene esta ciudad. Pobreza y drogadicción. Nunca había visto en la calle, y a plena luz del día, gente esnifando cocaína. Incluso niños, con bolsas de pegamento. Realmente triste.
También me alarma que absolutamente toda persona, al verme turista, me advierte constantemente que cuide mis pertenencias. Total, no disfruté que dijéramos de pasear por el centro de Medellín.
Finalmente llegué a la plaza de las estatuas (de Botero).

Parece que es típico tocarle el pito | © Marc Iglesias |


Encontré el original de la réplica del Aeropuerto de Barcelona | © Marc Iglesias |


Curvas | © Marc Iglesias |


La Bella y la Bestia | © Marc Iglesias |


Supuesto fotógrafo, fotografiado | © Marc Iglesias |


Entré a un edificio anexo al Museo de Antioquia, donde pude ver, perplejo, algunas obra de ‘arte’ moderno. Demasiado moderno para mi gusto,

Basura expuesta. Un paraguas roto que se movía levemente con un motor | © Marc Iglesias |


Original (son dientes) | © Marc Iglesias |


Bolsa rellena del pegamento que desgraciadamente esnifan muchos niños | © Marc Iglesias |


Éste me hizo gracia | © Marc Iglesias |


Bonito dibujo | © Marc Iglesias |


La ‘obra’ consistía en una proyección de este tío escribiendo durante una hora! Y al lado la libreta con lo que había estando haciendo, miles de rayitas… Patético | © Marc Iglesias |


Al menos la foto era curiosa | © Marc Iglesias |


Me mola el Ronald McDonald apalancao | © Marc Iglesias |


Dá un poco de yuyu, y no sé qué era, pero está bien hecho | © Marc Iglesias |


Al día siguiente fui paseando hasta el pequeño pero bonito cementerio,

Impresionante escultura en el cementerio de Medellín | © Marc Iglesias |


Cementerio de Medellín | © Marc Iglesias |


Magnífica escultura | © Marc Iglesias |


Acertado estilo angelical, pero claro, con tantas siglas adivina de quién es… | © Marc Iglesias |


y visité el Parque Explora, un museo de la ciencia,

Cámara térmica en el Parque Explora | © Marc Iglesias |


En el viaje en avión hacia Medellín hice amistad con una chica. Mi sorpresa cuando me dijo que era DJ, y por lo que sé, de bastante éxito en Colombia. Fui con ella y una amiga suya a conocer el Parque Arví. Un parque natural enorme al cual se puede llegar en teleférico. Desconocíamos que era tan grande y apenas pudimos pasear un rato antes de que anocheciera.

Subiendo por el teleférico descubrimos sorprendidos la Biblioteca España en medio de las peligrosas comunas | © Marc Iglesias |


Juli Aristy DJ “Alma Libre” | © Marc Iglesias |


Al día siguiente fui con un compañero de hostal hasta el bonito pueblo de Guatapé, un pueblo a 1,5h de distancia.

Colorido pueblo de Guatapé | © Marc Iglesias |


Allá ofrecen recorridos por su laguna, el cual me defraudó muchísimo, no solo por la velocidad súper lenta del barco, sino porqué no había nada interesante que ver. Pero para gustos colores, porque mi compañero sí disfrutó del tranquilo paseo.
Algo que sí disfrutamos ambos fue de la comida,

Trucha | © Marc Iglesias |


La otra atracción de la zona es la enorme roca del municipio de El Peñol. Para ello tomamos uno de los encantadores mototaxi pintados a mano.

Una moto-chiva frente a la gran roca de Guatapé | © Marc Iglesias |


Dicha roca de granito mide 220 m de altura, y tiene nada más que 649 escalones… que merecen la pena subir, porque las vistas son magníficas.

Vistas después de subir 649 escalones. Ou yeah! | © Marc Iglesias |


Lo que se ve no es una laguna, si no un embalse. Y me explican que para ello inundaron un pueblo entero. Se dice que hubo gente que no quiso marchar…
En otra jornada, y finalizando mi visita a Medellín, fui al Museo de Antioquia, el cual tiene una planta entera dedicada al artista Botero.

Museo de Antioquia | © Marc Iglesias |


Fotorrealismo | © Marc Iglesias |


Pinceles & instrumentos musicales | © Marc Iglesias |


‘Mano’ de Botero VS Súper dedo | © Marc Iglesias |


Mujer ‘voluminosa’ pero sexy | © Marc Iglesias |


© Fernando Botero. ¿Son personas o duendes…?


Miraditas | © Marc Iglesias |


Americana volando | © Marc Iglesias |


© Fernando Botero – ‘Cabeza de Cristo’


Hasta la columna de Botero es sexy | © Marc Iglesias |


Pero también hay muchas más obras que me encantaron,

En el siglo XIX ya había fotomontajes | © Marc Iglesias |


Torero pixelado | © Marc Iglesias |


Madera tallada | © Marc Iglesias |


Figura de 2 palmos de altura. Increíble detalle, hasta la venas | © Marc Iglesias |


GALERÍA DE FOTOS

BOGOTÁ:

La profecía…666 | © Marc Iglesias |


© Luís Fernando Peláez – ‘El río’. Muy estético, parece un dibujo verdad…


Detalle: Son alambres | © Marc Iglesias |


© León Ferrari


Una serie de fotos que muestran a personas que trabajan en USA, enviando dinero a sus familia. Son superhéroes | © Marc Iglesias |


Poner cristal o usar papel mate. Yo siempre he tenido clara mi elección | © Marc Iglesias |


© Pedro Meyer. Impresionante retrato


En la Catedral de Sal, descubrí ésto yendo al baño | © Marc Iglesias |


Máscara cachonda | © Marc Iglesias |


Dedicado a los mineros de Zipaquirá | © Marc Iglesias |


Enésimo animal que me mira fijamente | © Marc Iglesias |


¿Dije que los animales me miraban raro? | © Marc Iglesias |


1, 2, y…guau! | © Marc Iglesias |


Pequeñín | © Marc Iglesias |


 

MEDELLÍN:

Transporte | © Marc Iglesias |


Discreto | © Marc Iglesias |


Obra de un estudiante en el Palacio de Bellas Artes | © Marc Iglesias |


Reflexión por el arte | © Marc Iglesias |


Impresionante pintura en el Palacio de Bellas Artes | © Marc Iglesias |


Palacio de la Cultura. Al fondo, Edificio Coltejer | © Marc Iglesias |


Los ‘bluellines’ de todas la vida (bluejeans=tejanos) | © Marc Iglesias |


Tuve que dejar mi Magnum en el hotel | © Marc Iglesias |


Dudé si era de verdad, hasta que se quitó la gorra-con-pelo-incorporado Superhéroes para sus familias | © Marc Iglesias |


Rico raspado | © Marc Iglesias |


Ñam ñam | © Marc Iglesias |


Atención a la mata de pelo photoshopeada | © Marc Iglesias |