En un mundo donde la fotografía se ha generalizado a niveles nunca vistos, también ha crecido en número de personas que se ofrecen profesionalmente. No soy quién para decir si soy bueno o mejor que otro, eso corresponde a los clientes. Y es un privilegio que absolutamente todos han quedado más que satisfechos y me lo han hecho saber.

Hace años tuve el sueño de poder vivir de mi pasión, y hoy puedo agradecer que lo he conseguido. Lo que se hace con amor y profesionalidad, se hace bien.

Soy una persona honesta, responsable y sé escuchar. Mi trabajo siempre es personalizado. Ya sea para un fotoestudio de modelaje o actoral, quizá para su bonita boda, o requiera publicidad del hotel o negocio, incluso registrar un evento musical.

Nikon FM, Flash SB600, Nikon 85 f1.4 y Polaroids

Es el motivo por el que los clientes vuelven a confiar en mí para sus proyectos, y continúan refiriéndome.

Obviamente hay que dominar la técnica, conocer la luz y tener el equipamiento necesario para resolver cualquier situación.