Cuba (2 de 4) – Santiago de Cuba

Calurosa bienvenida, con friki incluido

Fiándome del taxista, me alojo en una casa familiar que él me aconseja. Yo sobretodo me aseguro que es oficial (legal), tanto por el logotipo azul que hay en la puerta como el libro de visitas que hay que firmar enseñando el pasaporte. Como no sé cuántas noches me quedaré al principio me piden 25 CUC (25$), pero al 2º día como hay buena relación y confirmo que estaré más días, me lo rebajan a 20. A parte, pago 3 CUC por desayuno, y 7 por comida o cena ‘normal’. Si quiero marisco o similar serían 10. La cantidad es abundante y buena calidad. Fruta fresca y comida recién hecha.

Para empezar bien el día | © Marc Iglesias |

Los propietarios quieren que me siente como en casa, y hasta me cambian de habitación al cabo de 2 días para estar más cerca de ellos (es una casa con 2 plantas, ellos viven en la 2ª y yo estaba en la 1ª). El padre está obsesionado con que esté bien y haga buena publicidad de su casa. Es que se enteró que estaba haciendo un diario y se piensa que escribo un libro y que acabaré ganando dinero… en fín.
La casa está situada a 5 minutos caminando del Parque Céspedes, considerado el Centro Histórico de Santiago de Cuba. Pero hay quien considera que el ‘centro’ es la zona de Ferreira, donde está el pijo hotel Meliá. Al que le interese le puedo facilitar los datos de esta casa.

INTERNET

Por cierto, oficialmente, tanto en este hotel como en una oficina de ETECSA (compañía nacional de telecomunicaciones) que hay en el Parque Céspedes, son los únicos lugares de conexión a Internet. Los precios son igual de caros, ni más ni menos que 6$ la hora! La diferencia es que en el Meliá se está bien fresquito y puedes usar tu portátil con WiFi (aunque mínimo 2horas). Decía ‘oficialmente’ porque se supone que hay viviendas particulares que también tienen Internet de forma clandestina y más económica. Desconozco la velocidad que tendrán en el Meliá, pero en ETECSA es de 128KB/s, es decir, poco más que los antiguos módems…

Lo que más me impresiona, imagino que como a muchos, son los coches clásicos que aún circulan, una maravilla, además de que son enormes. Lo triste es que casi todos los vehículos modernos los conducen turistas, al precio mínimo de 60$/día.

Se pueden ver constantemente en circulación grandes clásicos americanos | © Marc Iglesias |
En el centro siempre hay taxis esperando, pero vaya taxis! | © Marc Iglesias |

HISTORIA

Para el que le interese la historia de Cuba, Santiago es su ciudad. Para un ignorante como yo, recomiendo ir al Cementerio y pagar a una guía (1 CUC) para que le expliquen bien los grandes personajes de la historia de este país.

Tumba de Compay Segundo, músico y compositor cubano | © Marc Iglesias |

José Martí es bien conocido por los cubanos. Fue orador, idealista, y poeta, entre otras facetas, que murió en el campo de batalla luchando contra los españoles. Castro y su amigo Chávez son seguidores de las ‘ideas martinianas’.

Tumba de José Martí en el interior del mausoleo | © Marc Iglesias |

Mirad si es admirado que los restos descansan en un mausoleo, que custodian 2 militares que son relevados cada 30 minutos mediante el Cambio de Guardia.

Cambio de guardia en honor a José Martí | © Marc Iglesias |
Yo solito viendo la ceremonia | © Marc Iglesias |

Así descubrí también que el creador del Ron Bacardí nació en Sitges.
Como anécdota, recuerdo que la guía me comentó que la gran mayoría de lápidas de mármol fueron esculpidas por catalanes, la familia Prieto.

FRIKI

Después de intentar dormir un rato, desistí por el asfixiante calor, y decidí dar un paseo tranquilo.
A los pocos minutos, me detengo, cómo no, al ver un lindo gatito en el portal de una vivienda. Mientras lo acaricio aparece un hombre y nos saludamos. Es tan delgado que me da un poco de yuyu. Adivina que soy español, y me dice que sus 4 abuelos también lo eran. Me invita a su casa, que está a pocos metros. Como estoy en Cuba, me fío.

Entrada de la casa del friki | © Marc Iglesias |

Entro en su casa y me invita a tomar asiento. El tío va y me suelta, así de repente, que es un Luminal Pasado o Venerable Maestro de la Logia de los Caballeros de la Luz. Cágate lorito. Me lo quedo mirando sin saber qué decir. Creo que también mencionó algo de Gran Diputado. Coño, si hasta están en el Senado esta peña.
Ignorante que es uno, le pregunto que si una logia es como una hermandad, dice que sí. Que hay en todo el mundo y que hasta los militares les respetan. Dice que si lo ven andar con la vestimenta oficial, a nadie se les ocurre tocarlos… Fíjate tú lo que se descubre viajando. Me enseña unas fotos en la pared donde dice ‘Visita del Gran Maestro 2008’. Oye, estos son como Miss Universo. Luego me enseña la vestimenta en cuestión. Después de un rato de conversación le pido tomarle una foto. Primero me dice que sí sin la indumentaria, pero al cabo de poco cierra la puerta de su casa y me dice que Ok. Aquí tenéis al caballero de la mesa cuadrada:

Caballero de la… Luz | © Marc Iglesias |

Me habla un poco de la logia y las características de sus miembros, por ejemplo, ser varón. Vaya caca de hermandad, ya no me gusta. Cuando ya me iba a despedir el hombre saca una guitarra española y se me pone a tocar canciones de las que reconozco sólo algún que otro acorde. A ratos también cantaba, pero lo hacía tan flojito que parecía playback.

En el anillo hay una herradura | © Marc Iglesias |

Después de darme la dirección de la logia donde se reúnen cada semana, nos despedimos.

TURISMO

El último día en Santiago lo dedico a visitar las cercanías pagando a un particular que tiene moto.
La familia donde me alojaba me recomendó que visitara la Iglesia de la Virgen del Cobre, muy popular entre los cubanos. Después de media hora de trayecto vaya desilusión. Después de quitarte de encima a todos los vendedores ambulantes, legales e ilegales, al entrar en la Iglesia solo puedes ver una Virgencita, y velitas y tonterías para comprar y ‘ofrecérselas’. ¿Por qué los creyentes, para pedir, algo han de comprar algo? Ah claro, que los milagros cuestan dinero.
Ya que estaba por allá, miro el mapa y veo que cerquita hay un punto de interés que dice Monumento al Cimarrón. Nadie al que pregunto tiene idea de qué es, pero al estar cerca le pido al motorista que me lleve.
Allí espera un señor con bigote que, de una forma bastante brusca, se me ofrece para enseñarme el lugar. Yo, de la misma forma, le contesto que no hace falta que me acompañe nadie para subir los escalones que llevan al monumento. Parece que el hombre está acostumbrado a que pasen/duden del él y explica que lleva trabajando 11 años allá y pero el Estado no les da uniforme ni identificación. A continuación me pide que lo siga y empezamos a subir escalones y a sudar. Llegamos a una explanada de tierra color rojizo rodeada de vegetación, y en medio unos restos de cenizas. Me explica que el Monumento al Cimarrón es un homenaje a la rebeldía de los esclavos que estuvieron presos hacía nosecuántos años en esa zona. Y que allá, cada 7 de julio, iba gente a hacer rituales de magia, danzas tribales y cosas por el estilo. Me señala un árbol y una cara a la que veneran algunos. Esto ya me gusta más que la Virgen.

El curioso santuario | © Marc Iglesias |

Subimos unos escalones más y aparece un estatua hecha de metal oxidado con la cabeza de una vaca o similar.

¿Guardián? | © Marc Iglesias |

Finalmente subimos unos pocos escalones más y aparece el monumento. Parece arte moderno del raro.

Monumento al Cimarrón | © Marc Iglesias |

Lo mejor son las vistas de la zona y de un lago de un azul eléctrico, que me explica el hombre que se formó por aguas subterráneas que se mezclaron con una mina de cobre y azufre, y de ahí el color.

El lago azul (sin Brooke Shields) | © Marc Iglesias |
Estoy pensando en dejarme ese bigote… 🙂 | © Marc Iglesias |

Desde allá también se observa un campo de béisbol (en el Caribe lo llaman Pelota) que por cierto es el deporte nacional, igual de importante que el fútbol para nosotros.
El motorista y yo volvemos a la ciudad para ir a comer, y luego le pido que me lleve al Valle de la Prehistoria porque me dijeron que habían cosas de dinosaurios… Joer, con ese nombre no os imagináis un lugar con huesos de dinosaurio, fósiles, o pinturas rupestres? Pos lo que hay es una explanada llena de estatuas de piedra con forma de dinosaurios, pintadas de forma algo ruda. Imagino que están a tamaño real, porque son bastante grandes. El Sol arde y la única sombra es la del bar… qué casualidad. Por cierto, cobran 1 CUC por entrada, y otro si quieres tomar fotos. Me pareció entender que si era vídeo eran 5, la madre que los parió.

La bienvenida | © Marc Iglesias |
Algunos dan el pego eh… | © Marc Iglesias |
Este sí que era grandote | © Marc Iglesias |

Después de pasear y sudar por el parque infantil me vuelvo a la ciudad decidiendo que ya es hora de dejar Santiago de Cuba, y dirigirme al siguiente destino, Trinidad.

 

GALERÍA DE FOTOS

Dificil resistir la tentación de fotografiarlos constantemente | © Marc Iglesias |
Atención a las dimensiones | © Marc Iglesias |
Otro tipo de transporte bastante habitual. Ojo al letrero | © Marc Iglesias |
Me extrañó ver apenas fotos de este “señor”. Parece un monigote de South Park | © Marc Iglesias |
Parece real eh ¬¬” | © Marc Iglesias |
Muy bueno | © Marc Iglesias |
Después de pasar un camión que fumiga las calles… | © Marc Iglesias |
…y le impora un huevo que haya gente paseando | © Marc Iglesias |
Nunca es tarde para subirse | © Marc Iglesias |
Mejor que no se giren | © Marc Iglesias |
Pasando las horas en Cuba | © Marc Iglesias |
Los escalones hacían 1 palmo de ancho! | © Marc Iglesias |
Éste podría ser español y todo | © Marc Iglesias |
Reggaeton VS Virgen del Cobre | © Marc Iglesias |

Cuba (1 de 4)

Costó llegar, pero lo conseguí. Interrogatorio incluido.

¿Por qué demonios tengo que pasar siempre nervios en los aeropuertos?
Y eso que esta vez llegué con 3 horas de antelación al aeropuerto de Santo Domingo. Para ello tomé una guagua desde Sánchez (250 pesos/5€), que te deja en la autopista, cágate. Pero mira qué casualidad hay un par taxis esperando en el arcén, 500 pesos (10€) la broma.

Esta vez me informé bien sobre los REQUISITOS DE ENTRADA A CUBA, y son los siguientes:
-Billete de regreso o continuación a otro país (Lo tuve que entregar en la compañía aérea)
-Tarjeta turista (Se adquiere en la embajada en el país de origen, o en el aeropuerto de salida en el mostrador de la compañía aérea. La recogen en la aduana de Cuba al entrar y al salir)
-Seguro médico, que cubra Cuba claro (Nadie me lo pidió)

EMPIEZAN LOS PROBLEMAS

Antes de ir al aeropuerto pasé con un centro de Internet (y de paso actualicé el Blog) e imprimí el billete de ida a Santiago de Cuba, pero no me acordé de imprimir el de continuación a México desde La Habana. Cruzaba los dedos para poder imprimir en el aeropuerto o que me dejaran viajar sin ello.
La compañía aérea (Aerocaribbean/Swissport) se portó de puta madre y me dejaron entrar en sus oficinas del aeropuerto para poder imprimir el email del billete a México. Tomad nota malditos cabrones de Condor.
Primer problema resuelto. Siguiente. La compañía aérea me pide que pague 20$ por la tarjeta de turista. Yo “solo” llevaba un billete de 50€ y unos pocos pesos dominicanos. Lo soluciono sacando 300 míseros pesos en un cajero y juntarlos con los pocos que llevaba para que me los cambiaran en dólares en una agencia de cambio (Los mamones no me quisieron aceptar el billete de 50€ porque estaba usado. Tócateloscojones)
Ok, prueba superada. Ya tengo la tarjeta de embarque y se supone que ya puedo ir a la puerta de embarque tranquilo. Después de hacerme tirar las súper peligrosas botellas de cocacola y agua, pasé el control de seguridad a la 2ª (me olvidé de sacar el móvil del bolsillo). La anécdota es la peste a pies que mete la zona porque obligan a la gente a descalzarse para pasar el arco de seguridad…
Ya convencido que llegaba a la zona de embarque, me encuentro con la zona de control de migración.

 

ANGUSTIA


Cuando me atiende una mujer va y me suelta que tengo que pagar 20 dólares más porque, por 1 día, he estado más de 1 mes en el país. Coño, yo pensé que eso era si estabas más de 90 días. En fin, me dice que me dirija a un mostrador para pagar el impuesto. Aquí viene el agobio máximo. Puedo pagar 800 pesos, 25$ o 20€. El que hizo la conversión se quedó a gusto. Ok, aquí tampoco aceptan pagar con tarjeta pero sí euros. Sorpresa cuando me dice que no tiene cambio de 50€. Iros a tomar por culo. Pero amablemente viene un trabajador de la zona y se ofrece a buscarme cambio. El tema es que queda 1 hora para que salga mi vuelo, y después de media hora y el chico seguía sin aparecer! Anda que como pierda el vuelo por este puto trámite y porque no tengan cambio en un sitio que todo dios ha de pagar… Me venía a la cabeza la agobiante experiencia de Frankfurt… A 20 minutos de la salida del vuelo aparece el muchacho y me acompaña hasta la chica que me había dicho lo de pagar el impuesto. Para mi sorpresa va y le dice que me deje pasar, ya que no hay forma de cambiar mi billete de 50€. Oh dios, no me lo podía creer, al final iba a tener suerte. Con un poquito de retraso, finalmente, tomo el vuelo hacia Santiago de Cuba.
Era la primera vez que volaba en un avión a hélices. Lo malo es el ruido que hace durante el vuelo. Me doy cuenta que los tapones para los oídos son imprescindibles en mi viaje.

Mi primera vez.. en un avión de hélices | © Marc Iglesias |
Vamos que nos vamos! | © Marc Iglesias |

Debíamos ser solo unas 10 personas, yendo más de la mitad del avión vacío.
Después de 2 horas de vuelo aterrizamos por fin en Santiago de Cuba.
Lo que no me podía imaginar son los interrogatorios que iban a hacerme, y el desesperante y exhaustivo registro de mi equipaje…

 

SÚPER INSPECCIÓN

Nada más entrar en la terminal, un policía me pide el pasaporte y la tarjeta de turista. A continuación me pregunta que de dónde vengo, que qué hacía en Rep. Dominicana, cuánto tiempo estuve, si era la 1ª vez que venía a Cuba, por qué venía, por cuánto tiempo, a qué me dedicaba,… Satisfecho, me dice que pase a una de las ventanillas. Allá otro policía que me hace las mismas preguntas, aunque me repite alguna, ya no sé si porqué se olvidó o para ver si mentía.
Ok, todo correcto, me da la bienvenida al país y entro en el recinto. Allá, si no habían 40 policías en un área de 100 m2 no había ninguno. De la cinta transportadora sale mi mochila grande, la recojo. Un agente me da un formulario azul para que lo rellene. Piden los datos personales, dónde te vas a alojar, si declaras bienes, etc.
Tal y como hice en el aeropuerto de Barcelona, usé el servicio de envolver la mochila con plástico transparente, no sólo para protegerla, sino principalmente para evitar que alguien me introduzca algún objeto no deseado, dícese droga.
Justo cuando acababa de desprecintar mi mochila, se me acerca un policía y me pide que lo siga. Ahora ya sé qué hacía aquél perrito lindo dando vueltas por toda la terminal y olisqueando equipajes…
El hombre me acompaña a una sala anexa, me pide el pasaporte y me vuelve a hacer las miiismas preguntas que sus compañeros. Luego me pide que deje mis 2 mochilas en el suelo. Al momento, se acerca el chucho y empieza a oler a toda leche mi equipaje. Me cagué de miedo cuando el maldito perro ladró. Un sudor frío recorrió mi frente. Imaginaros tener problemas en la aduana de Cuba…


El agente me pide que abra mis mochilas y saque tooodo el contenido de mi equipaje y lo deposite encima la mesa. Mierda, me temblaban las manos “Marc, contrólate coño! Sólo te falta que te vean nervioso”. Con lo que cuesta meter toda la ropa y trastos mecagontó. El tío estuvo registrando hasta los bolsillos de los pantalones plegados, y abriendo las bolsas que llevaba. Ya flipé cuando vio un DVD y me pregunta que qué contiene. Le digo que fotografías (era un backup que hice en Rep.Dominicana para enviar a España), y el tío me pregunta que si contiene pornografía. El listo del Iglesias le dice que no, pero que sí hay algunas fotos de chicas desnudas. Para qué carajos les diría eso… Otro agente más mayor que se “unió a la fiesta” me dice que pornografía es gente realizando el acto sexual (gracias por la info señor agente). Lo chungo es que me quedo pensando si tenía fotos de contenido explícito… El poli pilla y se me lleva el DVD y un disco duro externo que también uso como backup. Mientras, el agente de mayor edad va y me pregunta que qué tal la droga en Dominicana. Le contesto que ni idea. “Cómo que ni idea? Seguro que te ofrecieron droga.” El campeón del Iglesias va y le contesta que drogas no, pero que mujeres un montón, jajaja. Como al poli no le hizo gracia, yo me aguanté la risa.Me insistió en que era raro que no consumiera droga, porqué muchos españoles lo hacen. Y me vuelve a hacer las mismas preguntas de interrogatorio!! A los 5 minutos vuelve el otro agente con el DVD y mi disco duro diciendo que Ok. Supongo que no supo abrir los archivos DNG. Me pareció que el agente de mayor edad le dijo algo, porque al momento me dice que ya puedo recogerlo todo. Ya con los nervios ni podría cerrar la mochila. Dios, por fin me dejaban en paz… Finalmente salgo de la terminal y un calor húmedo me da la bienvenida al país.

CUBA

Ni 5 segundos y un taxista me avisa de su presencia y se acerca a mí. Le digo que espere un momento. Tengo que cambiar el maldito billete de 50€ por CUC (Convertible Único Cubano, de igual valor que el dólar americano). Otro mal rato cuando el hombre de la ventanilla se queda mirando mi billete, lo toca, lo rasca con las uñas, lo mira a trasluz, vuelve a rascarlo… joder que lo iba a romper el mongolo! Me dice “espera voy a comprobarlo”. Al fin viene y dice que Ok… Me da 67$ cubanos. Y le pido otros 200$ de la tarjeta de débito, cobrándome una comisión de 6$. Olé. Pero el muy cabrón se embolsó otros 6$ porqué me dio 194$ (200 – 6), y luego me enteraría que cargó en mi tarjeta 206$… O sea que cuidado con estos listos.
Por cierto, una de las preguntas que me hacían todos los policías era dónde me iba a alojar. Como ya sabía que me lo iban a preguntar, había memorizado un Hotel barato y les decía el nombre. Aunque mi idea siempre había sido alojarme en una casa familiar. Cómo no, el taxista me ofreció un alojamiento económico y céntrico. Venga, a dejarse llevar.
Ah otra cosa, mi sorpresa cuando vi todo coches modernos en el aeropuerto porqué a mí siempre me habían dicho que en Cuba solo habían coches súper antiguos… Pero cuando vi el coche del taxista…, un cacharro ruso de hace 30 años, que arrancó después de una docena de intentos jaja. Después de otros tanto moviendo todas las palancas posibles, consiguió encender las luces. ¡Bienvenidos a Cuba!

¡Esto es Cuba! | © Marc Iglesias |

Rep.Dominicana (8 de 8) – Samaná & Las Galeras

Palabras clave: gilipollas, paraíso

Quiero empezar diciendo que he visto lo que pensé que no se podía superar…
2 adultos y 4 (cuatro) niños en una moto. Panda de locos.

Lo lógico habría sido que me hubiera ido con Yibel a Samaná, ya que aparentemente estábamos a gusto juntos. Pero el mismo día que volvimos de la excursión de los Haitises, va y me pide 500 pesos (10€) pa irse al Salón (peluquería). Le dije que no me parecía bien que me pidiera dinero para eso, y menos cuando le acababa de pagar la excursión (45$). Le sentó como el culo que le dijera eso, pero es que no se cortó un pelo al decirme que en ese país los hombres invitan a las mujeres a lo que sea. Y para rematar me suelta que fue a la excursión para hacerme compañía! Tocateloscojones, además fue idea suya ir allá. Hija de tu madre, viajo sólo por el mundo, y si voy a hacer una excursioncita no necesito compañía de ninguna mujer. Además, iba a estar rodeao de guiris.
Después de esto mi idea era irme con otra hermana, otra que conocí el primer día y que me pareció muy simpática (además de guapa) pero que según Yibel era un peligro y siempre se aprovechaba de los turistas. Por tanto preferí no arriesgar y decidí irme a Samaná solito.

 

SAMANÁ

Al día siguiente tomé una guagua y me desesperé al ver que iba a 10km/h, no es broma. La furgoneta iba la puerta abierta e iba pitando a la gente cada 20 metros por si querían subirse. Joder, a nadie se le ha ocurrido crear paradas de autobús?? Tardó 1 hora en recorrer los pocos kilómetros.
Lo único bonito de la ciudad de Samaná es su paseo marítimo y las 10 casitas de colores todas juntitas.

Casitas monas. Atención a la moto | © Marc Iglesias |

Curiosamente las mejores vistas se disfrutan desde un hotel caro que tiene un ascensor.

Vistas desde un hotel pijo en Samaná | © Marc Iglesias |

También está el Cayo Levantado (una islita cuya mitad es propiedad de un solo hotel) y las excursiones para ver ballenas. Solo fui al mini museo de las Ballenas.

Reconstrucción de una cabeza de ballena | © Marc Iglesias |

A uno de los muchos chicos que se te acercan para ofrecerte excursiones, y antes de que abriera la boca, le pedí si me recomendaba un sitio bueno y barato para comer. Por supuesto siempre conocen algo. Me llevó a un sitio cercano y lo invité a comer. El menda que estaba generoso ese día…
El chico no me mintió, me salió muy barato para ser un sitio tan turístico, los dos comimos por 380 pesos (7€). Al hablarle de mis planes para ir a Las Galeras (las playas del norte) se me ofreció para llevarme en su moto y enseñarme la zona. Pos ale, ya tengo chófer. Me saldría más caro que ir en guagua claro, pero me podría llevar a Playa Rincón (la 2ª más bonita del mundo según Conde Nast) la cual necesitas ir por tu cuenta. Pues ale, le pagó 150 pesos de gasolina y viajamos hacia el paraíso.

 

LAS GALERAS

Tenía un gafe con la meteorología al visitar las playas. Llegamos a Las Galeras con cielo nublado y las playas así no lucen. Probamos de ir a la famosa Playa Rincón y menudo chasco.

Llegando a Playa Rincón | © Marc Iglesias |

Es cierto que no hacía un día espléndido, pero que haga Sol no limpiará la playa de algas muertas ni quitará todos los bares de la zona. Me pareció más bonito el río que justo desemboca en esa playa.

Puente estilo Humor Amarillo en Playa Rincón | © Marc Iglesias |
La famosa Playa Rincón… | © Marc Iglesias |

Venga, anécdota al canto. Mientras tomaba una panorámica de la zona (la 2ª en toda el viaje, qué triste) se me acerca una mujer y se me pone a hablar. Era de Guatemala y también viajaba sola. Le hizo tanta ilusión encontrar a alguien que también viajaba sola que me invitó a irme con ella. Lo fuerte es que quiso que me fuera en ese instante con ella en un bote junto el resto de guiris de su excursión. Le dije que era muy precipitado y nos dimos los teléfonos. Me dijo que se alojaba en un tal hotel Da Grand en Las Galeras, y que tenía un apartamento con 2 habitaciones y que podría dormir allá. Juer con la tía.
Pues sabes qué, después de hacer fotos y hablarlo con el chico de la moto, nos fuimos a ver si encontrábamos el hotel donde se alojaba la mujer ésta. Un pasote en hotelito.

Aparthotel DaGrand | © Marc Iglesias |

En recepción me localizan a la mujer y me registro para que pueda hospedarme. En 10 minutos ya me estaba bañando en la piscina. Dios qué gusto, y cuánto tiempo si hacer ejercicio…
Nadie nos cree, pero no ocurrió nada entre la mujer y yo. A parte que no me gustaba, ella ya me dijo que quería compañía verbal, no de otro tipo.
Por suerte al día siguiente estuvo soleado y pudimos ir a la playa de Las Galeras, pero curiosamente era otra parte mucho más bonita que la que me había llevado el chico de la moto el día anterior. Por fin, me sentía en el paraíso.

Por fin, el Paraíso | © Marc Iglesias |
¿Os gustan mis cocos? | © Marc Iglesias |
La foto de rigor (depílate!) | © Marc Iglesias |
Pájaros carpinteros destrozando un cocotero | © Marc Iglesias |

En ese momento me di por satisfecho y decidí que ya había visto suficiente en la República Dominicana siendo hora de planificar mi siguiente destino: CUBA

 

SORPRESA FINAL

Pero antes de irme, iba a tener una conversación con Yibel que no iba a olvidar nunca.
Cuando regresé de Samaná no tenía ganas de visitar más lugares, simplemente estar con los críos que habían en la casa y descansar. Yibel estaba por allá y me propuso ir a un río pero le dije que no me apetecía. No le hizo gracia (tendría ganas de más excursiones gratis). A continuación me suelta que tiene calor y que le apetece un cerveza. Viéndola venir, me hago el tonto, y le digo que ya sabe el camino. Después de hacerme el tonto al final me pide dinero, y se lo niego. Ella sigue insistiendo, y viendo que yo no cedía, la muy puta (sí, se confirmó que lo era) me dice enfadada que, cuando un extranjero se acuesta con una dominicana, siempre ha de pagar. Que qué me había pensado yo. Imaginaros a mí flipando en colores. Que si ella hubiera sido una cuero (prostituta) mala ya me habría vaciao los bolsillos y llevado al juez. Pero, atención, me suelta que ella ‘era una cuero buena’. Guau, se acababa de desenmascarar. Y que por eso le tenía que pagar algo, y que si quería una cerveza, se la tenía pagar.
Aquí ya me puse nervioso. A ver cómo coño iba a acabar esta historia. Os juro que pensé que me iba a pedir miles de pesos en ese momento, y que si no, me denunciaba. …Y yo al día siguiente me piraba a Cuba. No podía arriesgarme a que una perra así me jodiera el viaje.
Pero gracias a dios se conformó con 100 pesos y se largó. Y por suerte no la volví a ver.

 

ÚLTIMAS PALABRAS SOBRE LA REPÚBLICA DOMINICANA

Es una lástima que la mayoría de personas que he conocido en este país querían algo de mí por interés económico, hombres y mujeres. Estoy cansado de repetirlo, la hospitalidad ha de ser gratuita y voluntaria, sino no es hospitalidad. Aún así es un país lindo y curioso de visitar. Tienen playas paradisíacas, pero no solo por su belleza, sino porque puedes estar solo en 100 metros a la redonda. Lógicamente contra más tiempo se pase mejor se conoce un lugar, y uno acaba aprendiendo cosillas y evitando que lo timen allá donde va. Tienen la mala costumbre de abusar (y a veces acosar) al turista, pero esto ocurre en muchas partes.
Finalmente decir que es un país perfecto para viajar improvisando tanto el destino como el alojamiento, todo el mundo conoce lugares para dormir o comer.
Recomiendo usar siempre la moneda local, el peso dominicano, y evitar cambiarlo en los aeropuertos porque abusan. Eso sí, tened preparados los dólares americanos para la entrada (10$) y salida (20$ si estáis más de 1 mes).

Rep.Dominicana (7 de 8) – Sánchez, Los Haitises & Las Terrenas

Palabras clave: mujeres de compañía & dueño de hotel hijo puta

SÁNCHEZ

Ya que todo el mundo me lo recomendaba, la idea era irme a Samaná. Pero seguí el consejo del novio de la chica aquella que me ‘ofreció’ a su hermana pequeña (ver artículo de Puerto Plata), que era alojarme en Sánchez, un pueblo cercano a Samaná, más económico al no ser turístico. Y otro motivo era porqué allá tenía a la madre de su hijo (sí, parece un culebrón), y podría alojarme en un hotel barato cercano.
En fin, tomé una guagua y me cagué en todo cuando supe que el trayecto duraba más de 3 horas. Al menos no fui muy apretujao y pude observar una de las escenas más curiosas de todo mi viaje. Un tío subió una moto dentro del bus. Olé sus huevos.

¿Y usted qué lleva de equipaje? Yo, una moto  | © Marc Iglesias |
Nene aburrido en el bus | © Marc Iglesias |

Por cierto, en otra ocasión observé a un hombre transportar una nevera en el maletero de un CaribeTours.
Al bajar de la guagua me esperaría Graciela, dándome la bienvenida y presentándome a su familia. Uno de los miembro era una de sus hermanas (eran 7), Yibel, que tenía una cría de la que me enamoré al instante, se llamaba Venus.

Venus, una dulzura | © Marc Iglesias |
Venus y sus hermanitos | © Marc Iglesias |

Ahora viene la parte interesante del día. Me acompañan Graciela y Yibel a un hotel a 1 minuto de distancia, Hotel Dubai. Parece que haya un discoteca debajo del hotel porque suena música a toda pastilla. Muy muy alta. El hijo de puta del dueño (luego lo explico) me enseña mi bonita habitación. Le digo a Graciela que quiero descansar porqué me levanté a las 5.30 para tomar la guagua, y aquí viene cuando me dejan roto. Ella me dice que Ok, pero que se queda su hermana Yibel para cuidarme. ¿Cóoomo? “Perdona?” le digo. “Sí, se quedará mi hermana para cuidarte” me responde. Nunca me dejarán de sorprender estos dominicanos. Tenía curiosidad qué carajos significaba que cuidara de mí. Me iba a frotar la espalda en la ducha o me traería el desayuno? A la mierda, le dije que vale. Fue una situación rara de narices, los dos acostados en la cama, hablando (sí, primero hablamos), yo diciéndole que quería dormir de verdad, y ella que vale, que se quedaría ahí al ladito.

Pegatina en una moto. La anécdota es que esa misma fue utilizada en una postal que me regalaron hace años | © Marc Iglesias |

Dos cosas impidieron que pudiera dormir: tener a la muchacha a mi lado (por cierto, usaría una 120 de pecho), y lo otro la música a toda mierda que tenía el gilipollas del dueño del hotel.
Después de un masajito y charlar un rato, nos fuimos pa su casa a comer, pero antes pregunté al dueño del hotel si era normal lo de la música, me dijo que tranquilo, que la quitaría dentro de poco (era mediodía), y que sólo la ponía el fin de semana (era domingo).
Después de comer me llevaron a una playa cercana, creo que se llama La Majagua, y es de las que más me han impactado. Parece como si hubiera pasado un huracán.

La Majagua, no apta para el baño | © Marc Iglesias |
La Majagua | © Marc Iglesias |

Luego, un chico del grupo, me llevó en su moto a dar una vuelta por la zona. Subimos por una carretera nueva que están construyendo y que tiene unas vistas que quitan el hipo.

Preciosa vista de la playa de la Majagua | © Marc Iglesias |

Y me llevó a una cueva cercana que nunca me habría esperado que fuera tan espectacular…

Increible cueva de la zona | © Marc Iglesias |

A la noche sobre las 22h me fui para el hotel con intención de dormir ya que estaba muy cansado, pero mi sorpresa que aún tenían puesta la música (Ni con tampones en oídos era posible el descanso, en serio, retumbaba todo).
Decidí irme, no tenía porque aguantar ese escándalo proviniendo del mismo hotel. Le pedí que hiciera el favor de devolverme al menos la 2ª noche que le había pagado por adelantado. El hijo de su madre se negó a devolverme ninguno de los 1000 pesos (20€) aun habiéndome mentido en varios temas (la música duraba hasta las 00h de la noche, y en días laborales también había escándalo). Está claro que el Hotel Dubai es pa fornicar, no pa dormir. Con idea de acojonarlo le pedí sus datos pero se negó, pero ya no insistí porqué en este país las leyes se las pasan por el forro.
En fin, que me trasladé a un hotelucho llamado “Limairy, un paraíso soñado” al ladito de donde vivía Yibel y su familia. Lo de paraíso soñado es cierto, porqué la realidad es otra. Es la primera vez que me tengo de duchar a base de tirarme cubos de agua… Al menos te regalan 2 condones oye.

 

LOS HAITISES

Otro día fui de excursión con Yibel al Parque Nacional de Los Haitises. Una excursión también recomendable por el contenido, variedad de pájaros, cuevas y manglares, y por la duración de varias horas (45$ por pareja)

Parque Nacional Los Haitises | © Marc Iglesias |
Ave en Los Haitises | © Marc Iglesias |
Divertida fauna en Los Haitises | © Marc Iglesias |
Son las ramas de un árbol de arriba! | © Marc Iglesias |
Y más manglares | © Marc Iglesias |

La anécdota del día fue que, al llegar a un cueva, el guía dijo que podíamos bañarnos. Pilla Yibel, y en 2 segundos se pone de pie, se sube al borde de la barca y se tira vestida al agua. Es que se tiró tal y como iba, con pendientacos incluidos.

Hay locas que no necesitan bañador | © Marc Iglesias |

Me quedé literalmente con la boca abierta. El resto de guiris mirándome, como diciendo, menuda loca tu novia dominicana… Mira que minutos antes me dijo que se iba a bañar vestida y no la creí.
Otro detalle que no me gustó fue que la tía iba con los auriculares puestos escuchando música mientras íbamos en barca, me pareció una falta de respeto enorme hacia mí y al guía. Tenía un mal presentimiento.

 

LAS TERRENAS

Al día siguiente me dirigí a la zona de Las Terrenas, también recomendada por muchos, al ubicarse algunas de las playas más bonitas del país. Tuve la mala suerte que la mayor parte del tiempo me llovió y no pude apreciar la belleza de varias playas. Pero sí tuve unas horas de sol y pude bañarme en playa Popy.

Playa Popy, tranquilidad | © Marc Iglesias |
Foto postaleras pero chula eh | © Marc Iglesias |
Chucho & plantilla humana | © Marc Iglesias |

Me alojé en el hotel Casa Nina, que tenía las habitaciones a, atención, 30 metros del agua!
Oír las olas del mar, de noche, desde la cama, es uno de los placeres más grandes que he vivido y que ojalá pudiera compartir.
(Lástima que también había un grillo jodiendo la velada).
Otra anécdota interesante, donde para variar interviene una muchacha, ocurrió esa misma noche. Como la señal WiFi no se captaba en las habitaciones me senté en la entrada del hotel.

Entrada del hotel Nina | © Marc Iglesias |
Huésped del hotel | © Marc Iglesias |

Imaginaros la escena, de noche, la calle oscura, solo hay un par de lucecitas en la entrada del hotel. Yo con mi netbook, actualizando el Blog, por cierto. A los 10 minutos susto al canto. Aparece de la nada una chica que se dirige a mí. Ay madre, qué querrá ésta. Bueno, todos los podréis imaginar, vista la reputación de las mujeres de este país…
La chica me saluda y se sienta a mi lado. Pos vale. Me pregunta que qué hago, le digo que actualizando una web. Pareció que le hablara en chino pero le dio igual. Era una chica joven, normalita. Curiosamente tenía unas tetas de tamaño medio. No tardó ni 2 minutos que empezó a pasar su mano por mi brazo. Ok, putilla confirmada. Antes de que fuera a más le dije que no me interesaba. Como si oyera llover, me dice que si vamos a mi habitación. Hija, suerte que te digo que no me interesa. Se lo tuve que repetir, pero parecía que eso la incitaba a insistir más. En 10 minutos la tenía sentada encima mío. Yo ya me reía. Le decía que si quería charlábamos, pero que no iba a ir a más. Después de hablarle un poco sobre mí, la tía se me tira a besar el cuello. Cabrona, ese es mi punto débil. Respiré hondo intentando relajarme y la aparté de nuevo. Tampoco estaba torturándome, bueno, sí. Creo que estuvimos con la tontería 1 hora hasta que conseguí pirarme a la habitación. Pero casi le tengo que arrear una leche porqué al final me agarraba y no me dejaba ir. Joder, eso se llama tenacidad. Aunque al final me dio hasta pena porqué me llegó a suplicar que le diera mi teléfono y quedáramos otro día. Si ella no tuviera hijos me lo habría pensado.

 

GALERÍA DE FOTOS

SÁNCHEZ:

Si no hay juguetes, se fabrican | © Marc Iglesias |
Se vende… de tó | © Marc Iglesias |
La loquita ésta se enamoró de mí :S | © Marc Iglesias |
Iglesia Metodista | © Marc Iglesias |
Escondite | © Marc Iglesias |

PARQUE NACIONAL LOS HAITISES:

Dinosaurio | © Marc Iglesias |
Haciendo el nido | © Marc Iglesias |
Cigüeña | © Marc Iglesias |
Zona de baño | © Marc Iglesias |
Ramas de un árbol | © Marc Iglesias |
Semilla de un manglar | © Marc Iglesias |
Bonitos manglares en Los Haitises | © Marc Iglesias |

LAS TERRENAS:

Es un placer pasear por estas playas | © Marc Iglesias |
Aunque hay cerdos en todas partes | © Marc Iglesias |
Se acercaba la lluvia… | © Marc Iglesias |
…y se jodió el día | © Marc Iglesias |
Pero cuando sale el Sol… | © Marc Iglesias |
…hay que disfrutar! | © Marc Iglesias |

Rep.Dominicana (6 de 8) – Punta Rucia & Río San Juan

500km en moto: agua turquesa, selva y langostinos

Antes de continuar mi camino hacia la península de Samaná, realicé un par de excursiones con Pequeño. Él fue quien me propuso alquilar una pasola (moto tipo scooter) y ser el conductor. Así sería mucho más económico que hacer una excursión organizada (según él cuestan 180$). Imagino que la alquilaría a algún amigo porque me costó sólo 400 pesos/día (8€). Yo ya ni le pregunté si tenía Seguro de accidentes porque por ese precio… También crucé dedos porque íbamos sin casco, bueno casi nadie lleva.

Primer destino, Punta Rucia y sus preciosas playas, a unos 140km de distancia de Puerto Plata. Vamos, que si lo llego a saber no voy. Por qué? Pues porque un trayecto de esa distancia yendo de acompañante en una scooter, por unas carreteras llenas de socavones… es muy incómodo y cansado. Ni decir que, chulo de mí, fui con una camiseta sin mangas y sin ponerme protector solar. Resultado, ligeras quemadas en brazos, frente y cuello.

Vamos de excursión | © Marc Iglesias |

Pero también llovió y pasé un frío de narices.
El trayecto la verdad es que es muy bonito y variado. A parte que nunca me cansaré de ver lo variopinto del tráfico de este país, y lo que es capaz de transportar la gente en moto, coche o camioneta.

El ‘country’ llega muy lejos | © Marc Iglesias |
Ahorrando en transporte | © Marc Iglesias |
Ahorrando en transporte escolar | © Marc Iglesias |

Creo que las fotos que muestro son de una playa justo antes de Punta Rucia, llamada La Ensenada. Igualmente todas las playas de la zona son bonitas y tranquilas, aunque seguro que influyó que era un martes.
Ahora sí, por fin, me sentía en el paraíso. La perfección sería con arena blanca, pero tiempo al tiempo.

Cerca del paraíso | © Marc Iglesias |
Foto postalera | © Marc Iglesias |
Pureza | © Marc Iglesias |

Allá comí un pedazo langostino, lástima que no me entusiasma el marisco.

Langostinos dominicanos | © Marc Iglesias |

Y Pequeño se jaló un bonito pescado.

Bonito y rico pescado | © Marc Iglesias |

Segunda excursión: Ciudad Río San Juan y la Laguna Gri-GRi.
Primera parada, a comprar una gorra para evitar el solarro en la frente.
Por el camino cruzamos Sosúa, y a continuación un pueblo ideal para los amantes de los deportes de agua y viento como el Kite-Surf, Cabarete.
Luego Pequeño me llevó a un sitio (no me preguntéis la zona) que enseñaban plantaciones de cacao y otras plantas. Me hizo de guía un chaval mu majete, explicando todo con detalle, incluso me “peló” un coco. No sé por qué siempre pensé que el agua del coco sería mucho más dulce…

Cacao | © Marc Iglesias |
Abriendo un cacao. Lo blanco se come. El gusto me recordó a una chirimoya | © Marc Iglesias |
Pelando un coco – parte 1 | © Marc Iglesias |
Pelando un coco – parte 2 | © Marc Iglesias |

La siguiente parada fue la ciudad de Río San Juan, donde se ubica la Laguna Gri-Gri (viene de un árbol llamado así). Esta laguna es famosa por el tranquilo paseo en barca y sus manglares.
La anécdota fue que viajé sólo en el bote, como un Rey. El precio eran 1400 pesos (27€), de 3 a 6 personas. Es decir, contra más personas más económico salía. Al llegar allá había una pareja de ingleses y pensé, qué bien, 3 es poca gente y así me sale bien de precio. Pues fliparía cuando Pequeño y yo fuimos incapaces de convencerles para que fueran conmigo en el bote. Incluso les ofrecí pagar la mitad, es decir, yo 700, y ellos 350 cada uno. Pues a joderse con los ingleses, que no, que se irían al hotel a buscar más gente porque lo encontraban caro :S
La madre que los trajo, la de pasta que se estarían gastando en el hotel, y eran incapaces de pagar 14€ para viajar los 2.
Pues pa chulo yo, pregunté si podía viajar yo sólo y aceptaron por 800 pesos. Ale, pase VIP pal menda.

Pa guiri, yo | © Marc Iglesias |
Capitanes del bote | © Marc Iglesias |

Estuvo bastante bien el viajecito, y duró más de lo que pensaba, una hora de paseo por la laguna, mar, cueva y manglares.

Laguna Gri-Gri  | © Marc Iglesias |
Manglares en Laguna Gri-Gri | © Marc Iglesias |
Manglares en Laguna Gri-Gri | © Marc Iglesias |

La excursión acabaría de una forma genial, tan solo a 10 minutos en moto, en la playa Caletón.
También bonita, pero lo mejor fue la comida. Menudo plato de camarones (gambitas), Mero, y Batata (no patata) frita que nos arreamos Pequeño y yo. Qué delicia!

Qué delicia de camarones | © Marc Iglesias |
La semidulce batata y el omnipresente plátano | © Marc Iglesias |

De vuelta, en una gasolinera, me volví a fijar en la escopeta del vigilante de seguridad. Después de hablar con él, sacó los 6 cartuchos porqué cambiaba de turno, y se dejó tomar unas fotos por una propina. Otro listo.

Seguridad en gasolineras | © Marc Iglesias |

La noche antes de irme de Puerto Plata, Pequeño quiso despedirse llevándome de nuevo al Club nocturno, asegurándome esta vez que sí habría espectáculo.
Al menos esa vez había algo más de gente en el local. Estuvo entretenido porque una la gogó (por llamarlo así) no paraba de flirtear conmigo a ver si me llevaba al huerto. Me estoy sorprendiendo del aguante que puedo tener, pero tampoco tiene mucho mérito cuando sabes que para llevártela a la cama has de aflojar la billetera. Por cierto, de striptease nada, solo dio un par de vueltas en la barra vertical, eso sí, se aguantaba sólo con las piernas…
Pequeño me escribió en un papel su email y el teléfono de 3 familiares para estar en contacto con él. Y que no lo olvidara. Por supuesto que no, gracias a él he pasado los días más interesantes de mi estancia en este original país.
Esa noche, ya en el hostal, me dijo que aún no me fuera a dormir y esperara en la habitación… Pero esa historia me la reservo para mí 😛

GALERÍA DE FOTOS

Desde la moto, yendo a Punta Rucia | © Marc Iglesias |
Venta de plátanos verdes | © Marc Iglesias |
Siempre hay alguien amable en Dominicana | © Marc Iglesias |
Me ido encontrando zapatos colgados por muchas ciudades del mundo. Una nueva teoría es que son de gente que falleció. | © Marc Iglesias |
Muchos envases son de 500ml, hay que tomar nota | © Marc Iglesias |
Curiosa decoración en Playa Caletón | © Marc Iglesias |
Me pareció ver un lindo gatito | © Marc Iglesias |
Guardián de la plantación de cacao | © Marc Iglesias |
Flor del plátano verde? | © Marc Iglesias |
Ahora ya sé de dónde sale la piña | © Marc Iglesias |
Carteles dominicanos. Sin comentarios | © Marc Iglesias |

Rep.Dominicana (5 de 8) – Puerto Plata

¡Uno de los días más intensos e interesantes de mi vida! : susto, putiferio, ‘Pequeño’, night-club

Antes de nada, decir que ya he visto con mis propios ojos a una moto en la que iban: niño + adulto + niño + niño + adulto. Qué grande.

En esta ocasión, además de 2 adultos, “sólo” iba 1 bebé… | © Marc Iglesias |

Recordáis a María, la chica que conocí en el autocar camino a Sosúa? (hablé de ella en el artículo anterior)…
Pasó 1 día entero hasta que me acordé que no tenía cobertura de móvil en la habitación del hostal de Sosúa. Al buscar señal recibo aviso de 6 (seis) llamadas perdidas de María.
Qué raro, se suponía que ella estaba en Santo Domingo, y habíamos quedado en que yo le llamaría si pasaba de nuevo por la capital. Voy a llamarla, a ver qué quiere.
Me dice que estubo intentando localizarme porque el día anterior había estado en Sosúa, pero que ahora estaba en Puerto Plata. A ver, no entiendo nada. Pero si me dijo el día que nos conocimos que ése mismo día volvía de nuevo a Santo Domingo. ¿Qué demonios seguía haciendo en el norte del país?
Le explico que yo no estaba fino, algún alimento me había sentado mal, pero que si al día siguiente me encontraba mejor la llamaria para ir a verla a Puerto Plata. Me dice que Ok, pero que a la tarde ya se iba.
Al día siguiente me levanto a las 8h. Mierda, no hay electricidad, y apenas veo en la habitación/cueva. Al menos me encuentro mejor del estómago. Desayuno y llamo a María; no responde. Mmm bueno, voy a esperar, quizá ta sobando y no lo oye. Le envío SMS diciendo que me encuentro bien, y que si le apetece quedar que me diga dónde voy de Puerto Plata. Pasa 1 hora, sin respuesta. Coñazo porque al no haber luz tampoco hay Wifi. Joder, qué hago. Sabes qué, me piro pa Puerto Plata de todos modos, ya me dará señales de vida la chica por el camino… Pobre iluso.
Decidí pillar un carro-público. Qué caña, 45 pesos (menos de 1€) un trayecto de unos 25km. Eso sí, apretado con una titi en el asiento de copiloto.

Pollito! | © Marc Iglesias |

Llegando a Puerto Plata, me pregunta el conductor que dónde me deja. Yo le respondo lo que me salió del alma, que ni idea. Pues se me quedan el conductor y pasajeros mirando. Suerte que al momento se ríen… Le digo que estoy esperando la llamada de una amiga, pa decirme dónde cojones tengo que ir.
El pagafantas llama de nuevo a María; sigue sin contestar. La madre que la trajo.
El conductor finalmente me deja una zona conocida, el Parque Central. Pos ale, cargo la mochilota de 60 litros a la espalda, y la delante la pequeña con el portátil y cámara. Discreto que es uno oye.

Preciosas palmeras dominicanas | © Marc Iglesias |

Y empiezo a caminar sin rumbo, bueno sí, a la playa. Mientras paseo, voy mirando el móvil cada 5 minutos, por si la señorita se digna a dar señales de vida. Como ya podréis imaginar, nunca más se supo. Impresentable. Tate, que ésta cuando le pique el chichi me llamará, o sea, cuando quiera dinero, sino tiempo al tiempo.
Paseo por el bonito Malecón, la avenida que transcurre paralela al mar.

Paseando por el Malecón de Puerto Plata… | © Marc Iglesias |

Cada vez que tomo una foto guardo la cámara. De vez en cuando veo grupitos de gente, y no me fío un pelo.
Desde la calle, que está como a 5 metros elevada sobre el nivel del mar, veo un tronco de árbol caido en una bonita zona de playa. Previsualizo la foto; seguro que queda genial. Como no veo a nadie alrededor, me animo a bajar hasta la zona solo. O eso pensaba yo, que no había nadie más.
Cuando llego al tronco, y estando a punto de dejar las mochilas en el suelo, me habla un tío a sólo 2 metros de distancia. Jo-der-qué-sus-to.
Me giro, y veo un ‘blanquito’ (llaman así a toda persona americana o europea).
Michael, que así se llama, primero me advierte que no esté solo en sitios como éste. Que si él me ha visto, un ‘tigre’ (delincuente) también puede, y si me ven con una cámara ‘grande’ como la mía ya ni te cuento.
A continuación me explica una historia que me trago de pleno. Dice ser un austríaco al que robaron el pasaporte y dinero, y que hasta dentro de dos semanas no recibirá una ayuda de no se quién. En fin, me dice que sólo quiere que le acompañe a una tienda de cigarros a oír una charla (me da una tarjeta del lugar), y así él ganarse 200 pesos (4€) de comisión, asegurándome que no tendré que comprar nada. Dice que al menos así tiene para comer. Intento darle largas, pero a parte de seguir insistiéndome, me voy dando cuenta que no me conviene enfadarlo estando ahí solo, y con todas mis pertenencias encima. Al comentarle que aún no sé dónde me alojaré me comenta que conoce un lugar realmente barato, limpio y tranquilo, donde él estuvo hospedado. Parece que no tengo escapatoria. Antes de irnos le digo que me deje tomar las fotos que había venido a hacer…

Una de las fotos que tomé después del susto | © Marc Iglesias |

Pos ale, que pase lo que tenga que pasar, sigo a Michael. Éste silba a un taxista que estaba aparcado al otro lado de la carretera. Parece que se conocen. Mira tú qué casualidad. Comisión viene, comisión va. En 5 minutos nos plantamos delante de una tienda de cigarrillos, pero pa mi sorpresa no entramos ahí, sino que subimos unas escaleras justo al lado. Era el hostal que me había comentado. Aquí me presentan a Pequeño, un hombre moreno y bajito (quien por cierto ése mismo día cumplía 44 años). Es quien alquila las habitaciones, y mi fuente de futuras y enriquecedoras vivencias.

‘Pequeño’ de nombre, pero gran corazón | © Marc Iglesias |

Me enseña el lugar, de lo más humilde que he visto, pero me lo deja en 250 pesos (5€) la noche. Mi habitación es pequeña, aparentemente tranquila, de pareces blancas y sucias, sin decoración. Una mini TV y un cuartito de baño con ducha. El agua caliente que me prometió Michael brilla por su ausencia, pero en el Caribe tampoco sale helada. Quien, por cierto, al ver que me quedaba en el hostal me pide 200 pesos para comer. Sea verdad o no, gracias a él encuentro este chollo de lugar y acepto a darselos.

“El España” primera Casa de Huéspedes de Puerto Plata (yo me alojé en la rosa) | © Marc Iglesias |

Me dice que después de comer me pasa a buscar para ir al sitio ése de los cigarros (Sería el que estaba justo al lado del hostal?) No lo sé, aún espero que me lleve… Pequeño me explica más tarde, que la historia de Michael es falsa. Pues qué rebuscado el hombre, si me llega a decir desde el principio que a cambio de 4€ me lleva a un hostal barato seguramente habría aceptado. Desgraciadamente voy descubriendo que aquí miente muchísima gente, ya sea para necesidad o por vicio.
Pequeño me pregunta qué quiero para comer, y mi sorpresa cuando me dice que él me lo va a comprar y cocinar! Yuhuuuu. Ya os comento que en los próximos días este crack me preparará desayunos, comidas y cenas, y todo bien rico.
Después de conocer a una de sus hijas, salgo con él a dar una vuelta.

Bienvenida de una de las hijas de ‘Pequeño’ | © Marc Iglesias |

Me dice que con él puedo salir a tomar fotos con tranquilidad, aunque Puerto Plata no aparenta ser tan peligroso como las grandes ciudades. He de aprovecharlo.

Sirena en el puerto | © Marc Iglesias |
Algunos encuentran demasiada tranquilidad dentro de las Iglesias | © Marc Iglesias |

Salir con él es ya una aventura, todo el mundo me reconoce como gringo (turista) a millas y me quieren ofrecer algo (desde taxis a prostitutas) o pedir dinero. Pero lo bueno es que Pequeño les grita “¡Pero si es mi primo Pancho, de Santiago!” y se ríe. Pues sí, el tío me ha bautizado como Pancho. Hay que joderse.
No he tardado mucho en darme cuenta que todos en la zona se conocen, y se hablan en código, no es coña. Avisan de si a tal turísta es fácil sacarle dinero, o que es duro de pelar, como yo. Entre lo tacaño que soy a veces, y que aquí casi todo el mundo te quiere timar…
Pequeño me pregunta si quiero ir a la peluquería, no es que me haga mucha falta, pero tendré que ir igualmente. Por cierto, otra ventaja es que yendo a los sitios con él, consigo que no me cobren el 200% o 300% por ser extranjero! Pos ale, hacia la peluquería. Me quedo sorprendido de lo meticulosos que son. Eso sí, te vas con todos los pelos en la cara. Pero por 100 pesos (2€)… está genial.

Peluquería en Puerto Plata | © Marc Iglesias |

A la vuelta al hostal, observo que hay un ambiente un poco extraño. De vez en cuando veo entrar y salir mujeres bastante jovencitas. Y algo me dice que no vienen a dormir. Ay mi madre. En algún momento que no recuerdo, Pequeño ya me ofreció mujeres, baratas y limpias, jajaja qué fuerte.
Después de ducharme, bajo a la entrada del hostal y me quedo hablando con otros inquilinos.
Hay varias mujeres de una misma familia, la abuela (44 años) y sus 2 hijas (24 y 17), cada una con un niño de 1 añito. Los maridos en paradero desconocido.
Empezamos a hablar de la sociedad machista y de prostitución en la que vive la República Dominicana, pero para mi sorpresa, no las veo muy afectadas. Es más, les parece normal que las mujeres busquen a hombres para ganar un dinero y poder mantener a sus bebés. La que habla todo el rato es la chica de 24. De repente, ésta, me pregunta si me parece guapa su hermana… ¿Lo cualo!? La verdad es que tiene su encanto la chica. “¿Por qué me lo preguntas?” le digo. Y me suelta “Para ofrecértela”. Así, sin piedad, directo a la cara. No escondo mi impresión y un poco de indignación. Pero ellas lo ven muy lícito, es un intercambio. Aquí la mayoría de edad es a los 16.
Es una proposición realmente impactante para alguien con una cultura y educación como la mía, ya no sé si católica u occidental o qué, pero muy diferente a la de este país, está claro.

Éste no protegía con escopeta sino con un hacha | © Marc Iglesias |

Más tarde, Pequeño hace acto de presencia, me dice que si quiero ir a un club nocturno “sólo para mirar”. Venga, acepto, ya no venía de más hacer otra locura. Además, tenía que ver si era igual que en las pelis. Vaya chasco me iba a llevar.
Montamos los 2 en moto-concho (a parte del conductor claro). No fue hasta el tercer club que pudimos entrar, el resto estaba cerrado, creo que por multas.
A quién se lo ocurre ir a un club de estos a las 22h un domingo… Según Pequeño el espectáculo (mujeres en cueros bailando en la barra vertical) empezaba a las 23h. Entramos y nos sentamos en una mesa. Estábamos él y yo solos en todo el local rodeado de señoritas al acecho. Después de pedir cerveza se sienta con nosotros una moza en ligueros, era amiga del pequeñín. Después de autoinvitarse la mujer (ya que todo lo pago yo desde que salgo con el pitufo) la chica se pone de pie y empieza a bailar bachata o algo parecido. Lo jodío es cuando me saca a bailar. Tierra, trágame. Yo no sé bailar esto! bueno, ni esto ni nada en pareja. Después de intentar coordinar inutilmente el movimiento de cadera y hacer el ridículo, vuelvo a mi silla. “Aquí otro gringo borracho haciendo el ridículo” deberían pensar las espectadoras. Para colmo, la señorita nos confirma que hoy no hay espectáculo porqué no hay público. Coño, no es suficiente con que os vea el gringo-anti-ritmo? Volvemos a casa. Es media noche, y hace una temperatura de fábula a estas horas. Nos sentamos en los escalones de la entrada, viendo pasar a la gente. Mi compi saluda a casi todo el mundo. Sobre la 1 de la madrugada empieza a llover, y en 5 minutos parece el Diluvio Universal. Tan rápido como la lluvia vino, se fue.

GALERIA DE FOTOS

Arcoiris de noche | © Marc Iglesias |
Vida perruna | © Marc Iglesias |
25 sí o sí | © Marc Iglesias |
“SVENDE CAMA, Y ALMARIO” | © Marc Iglesias |
Contraste Victoriano | © Marc Iglesias |
Y Neptuno se cayó | © Marc Iglesias |
Hoja de palmera | © Marc Iglesias |
Cristo sobre una casa de Teletubbies | © Marc Iglesias |
Seguro que quedó muy original… | © Marc Iglesias |
Vistas desde la Loma de Puerto Plata | © Marc Iglesias |
Cercanías del teleférico de Puerto Plata | © Marc Iglesias |
Descubrí una estación Dharma 😛 | © Marc Iglesias |
Vista desde la Casa de Huéspedes | © Marc Iglesias |
Tejados dominicanos | © Marc Iglesias |
Diversión en la playa | © Marc Iglesias |

Rep.Dominicana (4 de 8) – Sosúa

Empieza a ponerse interesante el viaje: chica, playa, Dalí, cagarrinas, pibones

Después de despedirme de mi amiga-con-derecho-a-roce y su hospitalaria familia en Santiago, tomo un cómodo autocar de Caribe Tours destino Sosúa. Por qué allí, porqué prefería evitar ciudades muy turísticas y grandes como Puerto Plata, aunque luego me vería que está plagada de gringos (guiris)…

Coche sin cristales ni luces, de camino a Sosúa | © Marc Iglesias |

He de explicar que conocí a una persona que influyó en la elección de mi siguiente destino (Puerto Plata). María era una chica que se sentó a mi lado en el autocar, una dominicana muy guapa, con unos ojazos y unos labios que enamoran a primera vista. Mira por dónde yo llevaba la cámara en las manos, y lo típico, aquí ven una cámara reflex y te preguntan si eres fotógrafo bla bla bla. Después de charlar un rato, la chica me enseña unas fotos que llevaba para dar a su abuela en Puerto Plata. Me explica que las fotos se las tomó una fotógrafa china en Santo Domingo. Menuda chapuza que le hizo.
A parte de retocarle tanto el rostro que ni se reconocía a la chica, siempre recortaba a la persona para incrustarla (literalmente) en un fondo preparado. Pero vamos, que se veía a kilómetros que era un montaje.
Total, que María me dice que viajaba a Puerto Plata pero se volvía a la capital el mismo día (eso fue lo que me dijo…) Nos caemos bien y nos damos el número de celular (móvil) por si yo volvía a la capital. En fin, que ella se baja del bus y yo prosigo hasta el siguiente pueblo, Sosúa.

Tenía claro dónde me iba a alojar, un hotel relativamente económico que encontré por Internet, parecía alejado del centro, pero cercano a la playa. Tomé un taxi y le indiqué mi destino. Pero iniciar la marcha el conductor me pregunta, de buenas maneras, que por qué me iba a un lugar tan apartado y caro… Juer. A continuación me dice que él conoce una Casa de Huéspedes más céntrico y barato. Como ve que no me convence a la primera, me dice que me lo enseña y, que si no me gusta, me lleva al hotel que le había indicado. Le doy una oportunidad y acepto.
Pues ná, llegamos allá, y me hospedo en una habitación doble porque las individuales no están preparadas. Me la dejan por 25 dólares, ta bien. Lástima que la habitación es más oscura que una cueva y la única luz que tiene, la del techo, ilumina como una vela. Al menos hay Wifi y piscina.

La bonita Casa de Huéspedes en Sosúa | © Marc Iglesias |

Paso la tarde leyendo emails, noticias, y actualizo el Blog. Al día siguiente madrugo con la idea de no abrasarme en la playa. Por fin iba a ver una playa dominicana! Pues ya os aviso que no vayáis antes de las 11h a la playa de Sosúa, porque da la sombra en toda la arena hasta esa hora… Pues nada, aprovecho para recorrer la costa. Cada 20 metros esquivo a un hombre que me quiere ofrecer tumbonas por 100 pesos todo el día (2€), excepto uno, que la ofrecía gratis porque tenía además un bar y sabía que ibas a consumir. Pues ahí me quedé, pidiendo un coco-loco.

Coco-Loco (cuidadito con el hielo) | © Marc Iglesias |

No sé qué provocó exactamente las cagarrinas que iba a tener las siguientes 48 horas, pero todas las papeletas las tiene el hielo del coco y de la cocacola que tomé luego durante la comida. Maldita sea, con lo que apetece tomar las bebidas fresquitas en el Caribe, pero mejor abstenerse de tomar hielo en lugares así, o preguntar si es industrial.
La playa es bonita sí, pero no espectacular. Me recuerda a Tossa de Mar, rodeado de vegetación, aunque en Sosúa hay en toda la costa, no solo en los extremos. Lástima que habían bastante olas.
Después de tostarme un poco, vuelo al hostal, y allá conozco a otros inquilinos.
Un hombre mayor canadiense, menudo personaje. Se parece a Salvador Dalí, pelo gris canoso y algo largo, con bigote fino aunque sin los rizos del famoso pintor. Sólo habla francés. Pues es que la similitud no es solo física, sino también está como una cabra. Parece que tiene problemas con el alcohol. Nos cuenta que una noche vuelve con 2 mujeres haitianas, ya medio borracho, y éstas le drogaron para sedarlo. Resultado, le robaron 4000 dólares entre efectos personales y efectivo. Menudas hijas de puta.
También conozco a una pareja formaba por un hombre cincuentón, atractivo, también canadiense. Y su mujer, un pibón increíble, dominicana, muy muy guapa, pero con tetas de mentira. Creo que tenía 28 años y con 3 críos, de padres no muy conocidos. Desgraciadamente es una historia muyyy común en este país.
Pues esta parejita me dice que no puedo irme de Sosúa sin haber salido de noche y conocer el ‘ambiente’ de puterío de esta localidad. Coño. Me dicen que tranquilo, que solo saliendo a mirar ya es toda un experiencia. Pues ale, allá vamos.
No os digo cómo se arregló la mujer para ir a la discoteca, realmente espectacular. Si algo saben las mujeres dominicanas es arreglarse y ponerse bien sexy. Jaaaarl.

Cocos dominicanos 😀 | © Marc Iglesias |

Aunque la disco está a 10 minutos caminando tenemos que ir en moto-concho porqué la señorita lleva unos tacones que flipas. El sitio es un bar/discoteca de 2 plantas. La superior es la pista de baile, la inferior un bar de copas lleno de hombre extrajeros y chicas dominicanas y algunas haitianas, muy provocativas, buscando ‘clientes’. Mini faldas extremas y escotes de infarto, mostrando unos pechos ya de por si grandes realzados por sujetadores tipo wonderbra.
La mujer del canadiense ya me había avisado de las tácticas que usan estas mujeres para ‘atrapar’ a los hombres. Y es con la mirada. Guau. Ver para creer. Realmente es como un imán. Genial la escena de ver a una haitiana que quitaba el hipo, que acababa de entrar al local y que se queda mirando al canadiense. Lo bueno es que lo estábamos presenciando tanto su pareja como yo. Le clavó la mirada al tío que se lo comía vivo. Y lo gracioso fue cuando la haitiana desvía la mirada y ve a la pareja de éste también mirándola, queriéndole decir algo como “deja a mi marido maldita perra”. La haitiana al darse cuenta de la cagada va y se ríe. Ay qué maja.
Pues eso, un espectáculo ver el desfile continuo de mujeres súper sexy’s yendo y viniendo. Y todas buscan lo mismo, un hombre que les pague por sexo.

Rep.Dominicana (3 de 8) – Santiago & Jarabacoa

 

VIDA DOMINICANA

Después de vivir 2 semanas en Santo Domingo y Santiago (2ª capital) con 2 familias locales, puedo describir un poco las costumbres y curiosidades (rarezas) de esta gente. Intentaré que no todo sean críticas…

Monumentos    | © Marc Iglesias |

 

IDIOMA
Y yo que pensé que hablar el mismo idioma facilitaría la comunicación… Ya no por el distinto vocabulario, sino la velocidad asombrosa y acento de algunos han hecho que necesitara a veces de una intérprete! pa flipar.
Se te queda una cara de tonto cuando te están hablando en tu, teóricamente, mismo idioma y no te enteras de un carajo… Al menos a ellos también les ocurre conmigo, y la verdad es que desespera bastante.

Parecidos razonables    | © Marc Iglesias |

Un poquito vocabulario: un chín = un poco, banca = lotería, boleto = billete, guineo = plátano, hervir = sancochar, jugo = zumo, media = calcetín, panty = bragas…

 

COMIDA

No quiero saber lo que ya habré engordado… esta gente solo come hidratos de carbono, y a todas horas!
Sólo un ejemplo, un día desayuné espaguetis! Aaaargh q horror. Después algunos critican el desayuno inglés (aún tengo nostalgia de aquél verano de 2001 en Irlanda. Saludos a Frank & Toni).

Ni en tu peor pesadilla (funda de una licuadora)    | © Marc Iglesias |


-El plato nacional es arroz con habichuelas (judías marrones), se come casi a diario. Malo no está, pero comerlo cada día señores…
-Comen pan pero lo usan para hacer sándwiches, no como acompañamiento. Es que cuando me sirven huevos fritos sin un trozo de pan…
-También es muy habitual comer plátano, pero no amarillo y dulce que conocemos en España. Aquí hierven las bananas aún verdes, y queda un sabor soso que a mí me recuerda a la patata. Ahora imaginaos un plato lleno de patata hervida troceada, sin aceite ni especies… Bueno, a veces lo fríen o machacan.
-Y finalmente los ‘jugos’, que son zumos, naturales de frutas o de sobre, como el Tang. Dios, eso lo tomaba en mi infancia. Y sí que son buenos sí, pero ya lo puede ser con el montón de azúcar que le meten.
-Destacaría el horario, comida (almuerzo) a las 12, y cena a las 19h.
-También que puedes encontrar puestos de comida ambulante en cualquier lado. Incluso esperando un semáforo en coche aparece media docena de personas ofreciendo no sólo fruta y refrescos, sino tarjetas de teléfono, etc.

 

EL CLIMA

Un lugar refrescante donde esperar…    | © Marc Iglesias |

Que digan lo que quieran, es peor el calor húmedo del mediterráneo. En el Caribe al menos se está bien en la sombra, cosa que en Barcelona nadie te quita el sudor a menos que haya aire acondicionao.
También hay que decir q estamos en marzo (invierno) y se nota sobre todo en las noches incluso frescas.

 

TRANSPORTE PÚBLICO

Un taxista apañao… Presionando el cable hacía contacto y sonaba una sirena para avisar de su presencia    | © Marc Iglesias |

-Al final viví la experiencia de subirme a un carro-público de esos hechos mierda. Momentazo cuando, estando yo sentado en el asiento de copiloto, el auto frena a la altura de una chica en la calle, ésta abre la puerta de mi lado y pretende subir también. Coño, y ahora dónde me meto yo. Recordé haber visto por la calle a 3 personas delante en estos trastos. Pensé que el de en medio iría con una pata en el lado del conductor y otra a la derecha, y con el cambio de marchas delante el paquete. Pero no, has de apretujarte pa sentaros 2 personas en el asiento de copiloto.
Suerte que coincidí con chicas flacas que si no… En los asientos traseros más de lo mismo, caben (o se hace caber) a 4 individuos. Y digo yo, ya puestos cabe un 5º atravesao… mamones.

Transportando a todos los trabajadores de golpe    | © Marc Iglesias |

-Motos. Ver para creer. Hay quien dice que ha visto subidos en una moto a 3 adultos y 2 niños… Yo lo que sí hevisto es a una pareja con un crío dormido en medio (estos niños duermen donde sea, qué envidia).
-A destacar también el estado de algunos taxis. Con lo mal que conducen, con más razón me quiero poner el cinturón.
Otro momentazo fue cuando al intentar ponerme el cinturón en un taxi, me quedé con el extremo de éste en las manos…
-Caribe Tours: Empresa de autocares de largo recorrido. Son una gozada, son más cómodos que el avión! Por supuesto, aire acondicionado y WC.
-Guaguas: Buses urbanos o corta distancia. Económicos, pero el mismo inconveniente que los carros-públicos. Se pasan por el forro el número de pasajeros, siempre cabe un 30% más…

Compis de viaje    | © Marc Iglesias |

MACHISMO Y DINERO
Es una sociedad muy machista. Me he sentido bastante incómodo en ocasiones. Las mujeres no dejan que el hombre haga ninguna tarea del hogar, ni siquiera me dejaban que limpiara un vaso! Ellas incluso han de servir la comida en el plato a su pareja, sin comentarios.
Pero también os digo una cosa… Tan aceptado está el rol de la mujer, como que el hombre ha de pagar todo… Esto también me ha hecho sentir incómodo, bueno, cabreado. Y ser catalán no ayuda tampoco.
Hablando de dinero, quién dijo que aquí aceptaban dólares, euros o VISA? Más te vale llevar siempre pesos dominicanos…

Feliz despertar    | © Marc Iglesias |

CURIOSIDADES
En 15 días,
-habré visto sólo a 4 persona fumando, y 3 usando gafas para ver
-En las ciudades la mitad de los chicos llevan gorra
-Suelen haber vigilantes en los cajeros automáticos y algunos mercados con unas escopetas del copón. Que cuando no has visto ninguna de verdad en tu vida, da respeto sí.
-He visto montón de perros callejeros, pero un solo gatito (se los comerán?)

 

GALERÍA DE FOTOS

Salto de Jimenoa (Jarabacoa)    | © Marc Iglesias |
Las dominicanas y las fotos, inseparables    | © Marc Iglesias |
Foto nunca realizada…    | © Marc Iglesias |
Micro playa    | © Marc Iglesias |
Cualquier sitio es bueno pa tender la ropa    | © Marc Iglesias |
Para apañaos, los dominicanos    | © Marc Iglesias |
Paseando descubrí esta monada    | © Marc Iglesias |
Los niños frente a la cámara    | © Marc Iglesias |
Pues eso, un salón de billar o no queda claro?    | © Marc Iglesias |
Me encanta el nuevo ambientazo    | © Marc Iglesias |
Casita azul    | © Marc Iglesias |
Casita naranja    | © Marc Iglesias |
Monumento a los Heroes de la Restauración (Santiago) | © Marc Iglesias |
Me integro en el entorno, o no    | © Marc Iglesias |
Me integro en el entorno