AL LÍMITE
Aeropuerto del Prat, acompañado por la family, compruebo que el vuelo a Frankfurt lleva 1 hora de retraso, empezamos bien. Dicen que por la nieve, aunque luego vería que de nieve ni rastro.Como en teoría tenía 3 horas de margen para hacer escala, no habría porqué preocuparse… verdad?
Llego a Frankfurt sobre las 22h. Sabía que el aeropuerto era grande, pero no tanto! Sólo decir que puedes tardar hasta 45 minutos en llegar de un sitio a otro. Suerte que no tengo problema en preguntar a cualquiera, y un guarda de seguridad me indica que mi vuelo debería salir de la terminal B o C. Pues a la B que voy. Ríete tú del transbordo de Paseo de Gracia de Barcelona… dios, ese pasillo es interminable! Tiene como 5 cintas transportadoras seguidas.
El vuelo hacia Santo Domingo salía sobre las 00h, tenía más de hora y media de margen… de sobras, no? Iluso.
Una vez que en las pantallas indican la puerta de embarque de mi vuelo, me dirijo allá. Está lleno de gente. Y yo que pensé q el avión iría medio vacío por no ser temporada alta…
Indeciso por naturaleza, quiero confirmar si mi tarjeta de embarque está OK (por qué no iba a estarlo no?) Meeeec. Aquí iba a empezar mi aventura, que no se la deseo a nadie.
La chica de Condor -que hablaba bastante bien español por cierto- me pide el billete, lo mira, y me suelta, así sin piedad, que NO puedo volar a Santo Domingo que tengo que tener un viaje de regreso, o de continuación a otro país. Mi cara O.O

Pero que coño dice!! Suerte que compré el billete en una Agencia de Viajes de toda la vida… De qué narices sirve si no te informan de algo así! Yo sabía que hay países que lo piden, pero claro, te fías de la agencia.
Total, que empiezo a tener sudores fríos. La tía me dice que necesita una prueba de que voy a salir de la República Dominicana, sino cuando llegue me obligarán a pillar el siguiente vuelo de vuelta a Barcelona.
1) Si por aquellas casualidades encuentro un vuelo, a qué precio me saldrá!?
2) Llamo a alguien para que me lo mire, o lo miro yo en algún terminal de Internet que no sé ni dónde hay?
3) La del mostrador quería una prueba en papel. Cómo demonios imprimo algo?
4) Socorooooo mamáaaa.
Opto por llamar a la familia, para que me den el móvil del agente que me vendió el billete. El hombre dijo que lo podía llamar si tenía cualquier problema… pues ale, marrón al canto.
Empiezan las llamadas internacionales. Me teníais que ver con el móvil en la oreja, la mochila al hombro, y las manos el pasaporte, cartera,  documentación, y corriendo por los pasillos que me iba a dar un infarto.
No sé cómo, localizo la salida de la zona de seguridad, y consigo encontrar unos mostradores de Lufthansa. Intento transmitir mi problema a chica alemana. Ella y su compañera ya me ponen cara de “lo llevas claro chico”. Cualquier vuelo de Santo Domingo hacia otro país, como no lo hace su compañía, me sale por un ojo de la cara (+ de 1000€). Yo ya me veía durmiendo en el aeropuerto, muerto de asco, y habiendo perdido el vuelo y los más de 500€ que me costó. Mientras, yo al teléfono con el agente y cagándome en tó. El tío me está intentando comprar un billete de vuelta a Barcelona para dentro de 3 semanas (que en un par de días cancelaría).
Corriendo de nuevo, llego al control de seguridad, yo solito en toda la sala. Ojala fuera siempre así eh.
Teniendo aún en línea al agente, dejo el móvil en una bandeja junto al resto. Meeeec. No sé qué coño problema hay con el equipaje. Ah, el súper peligroso netbook. Me lo hacen sacar y poner el otra bandeja. Ah, ahora sí pasa sin problemas…
Meeeeec. Y ahora qué, coño, que tengo prisa y me va a dar algo! Llevaba una botella de agua de medio litro. Joder, es verdad, los líquidos súper peligrosos. Me bebo casi toda la botella del tirón, pero me dice una tía que aún así tampoco no puedo llevármela. Mongola, que el máximo son 100ml, además de que si me he bebido el líquido en todo tu careto, cianuro no será. Dios dame paciencia.

1168905049_f Ale, a correr de nuevo por los pasillos.

En el transcurso, el agente (que aún tengo al teléfono) me dice que ya ha conseguido meter en mi reserva un billete de vuelta a BCN pa dentro d 3 semanas (Ueeeeee!). Llego de nuevo a los mostradores de Condor, junto a la puerta de embarque. Aviso a los empleados, y ahora me dicen que necesitan ver una prueba. Jodeeeeer, les voy a matar!

Para no alargarme más, decir que al final conseguí enseñarles en la pantalla de un terminal de Internet la información que querían. Cuando la chica me dice que OK, casi me pongo a llorar… No me lo podía creer, finalmente podría subir al avión.
Ni decir la suerte que el vuelo a Santo Domingo también iba con retraso y así me dio tiempo…
EL GRAN VUELO. QUIÉN DIJO DORMIR?

En medio del océano Atlántico  | © Marc Iglesias |


Me dicen que soy un quejica, pero es que cuando me dan tantos motivos…
No se supone q un avión transoceánico debería ser, digamos, más cómodo que uno de corto recorrido?? Meeeec.
La distribución de asientos era 2-3-2. Al menos me tocó asiento de pasillo, y al lado un matrimonio (así la del medio molestaría a su marido al querer ir a mear). Los asientos se reclinan igual que los normales, es decir, insuficiente para dormir algo más que una siesta.
Señores organizadores de vuelos NOCTURNOS. No enciendan luces cada 2h para despertar al pasaje y pedirles si quieren refrescos… Bueno, al menos la comida estaba bien.
Iluso de mi que pensé que podría dormir… Aunque me acordé de llevar en el equipaje de mano un antifaz, la peor cagada fue dejarme los tapones de los oídos. Entre el ruido del motor, el llanto de algún bebé, otros que hablan en voz alta, y las locuciones del piloto… No sé cómo leches algunos consiguen dormir.
Si lo llego a saber, vuelo de día y al menos me entretengo viendo las pelis o leyendo.
LLEGADA A SANTO DOMINGO, POR FIN ALGO POSITIVO
El vuelo llega a las 6h de la mañana a Santo Domingo, 1h más tarde de lo previsto. Yo sufría, no sólo porque llegara mi mochila de 60L, sino porque me esperaba desde las 5h un chico en el aeropuerto.
Con las prisas, no tuve tiempo de llevarme dólares americanos. Se requieren 10$ para comprar la tarjeta de turista.
En la entrada al aeropuerto veo un puesto de cambio de divisa. Como sé que allá el cambio es muy desfavorable, pido cambiar sólo 20€. Aquí uno ya comprueba la calma con la que algunos dominicanos se toman su trabajo.
En fin, salgo y allá me espera Tito y Pedrito (éste último su padre jaja), que es una mole (luego sabría que trabajó en la Marina 30 y tanto años). Me recuerda al negro de Misión Imposible.
Ambos son súper amables. Son mi nueva familia.