Palabras clave: gilipollas, paraíso
Quiero empezar diciendo que he visto lo que pensé que no se podía superar…
2 adultos y 4 (cuatro) niños en una moto. Panda de locos.
Lo lógico habría sido que me hubiera ido con Yibel a Samaná, ya que aparentemente estábamos a gusto juntos. Pero el mismo día que volvimos de la excursión de los Haitises, va y me pide 500 pesos (10€) pa irse al Salón (peluquería). Le dije que no me parecía bien que me pidiera dinero para eso, y menos cuando le acababa de pagar la excursión (45$). Le sentó como el culo que le dijera eso, pero es que no se cortó un pelo al decirme que en ese país los hombres invitan a las mujeres a lo que sea. Y para rematar me suelta que fue a la excursión para hacerme compañía! Tocateloscojones, además fue idea suya ir allá. Hija de tu madre, viajo sólo por el mundo, y si voy a hacer una excursioncita no necesito compañía de ninguna mujer. Además, iba a estar rodeao de guiris.
Después de esto mi idea era irme con otra hermana, otra que conocí el primer día y que me pareció muy simpática (además de guapa) pero que según Yibel era un peligro y siempre se aprovechaba de los turistas. Por tanto preferí no arriesgar y decidí irme a Samaná solito.
 
SAMANÁ
Al día siguiente tomé una guagua y me desesperé al ver que iba a 10km/h, no es broma. La furgoneta iba la puerta abierta e iba pitando a la gente cada 20 metros por si querían subirse. Joder, a nadie se le ha ocurrido crear paradas de autobús?? Tardó 1 hora en recorrer los pocos kilómetros.
Lo único bonito de la ciudad de Samaná es su paseo marítimo y las 10 casitas de colores todas juntitas.

Casitas monas. Atención a la moto | © Marc Iglesias |


Curiosamente las mejores vistas se disfrutan desde un hotel caro que tiene un ascensor.

Vistas desde un hotel pijo en Samaná | © Marc Iglesias |


También está el Cayo Levantado (una islita cuya mitad es propiedad de un solo hotel) y las excursiones para ver ballenas. Solo fui al mini museo de las Ballenas.

Reconstrucción de una cabeza de ballena | © Marc Iglesias |


A uno de los muchos chicos que se te acercan para ofrecerte excursiones, y antes de que abriera la boca, le pedí si me recomendaba un sitio bueno y barato para comer. Por supuesto siempre conocen algo. Me llevó a un sitio cercano y lo invité a comer. El menda que estaba generoso ese día…
El chico no me mintió, me salió muy barato para ser un sitio tan turístico, los dos comimos por 380 pesos (7€). Al hablarle de mis planes para ir a Las Galeras (las playas del norte) se me ofreció para llevarme en su moto y enseñarme la zona. Pos ale, ya tengo chófer. Me saldría más caro que ir en guagua claro, pero me podría llevar a Playa Rincón (la 2ª más bonita del mundo según Conde Nast) la cual necesitas ir por tu cuenta. Pues ale, le pagó 150 pesos de gasolina y viajamos hacia el paraíso.
 
LAS GALERAS
Tenía un gafe con la meteorología al visitar las playas. Llegamos a Las Galeras con cielo nublado y las playas así no lucen. Probamos de ir a la famosa Playa Rincón y menudo chasco.

Llegando a Playa Rincón | © Marc Iglesias |


Es cierto que no hacía un día espléndido, pero que haga Sol no limpiará la playa de algas muertas ni quitará todos los bares de la zona. Me pareció más bonito el río que justo desemboca en esa playa.

Puente estilo Humor Amarillo en Playa Rincón | © Marc Iglesias |


La famosa Playa Rincón… | © Marc Iglesias |


Venga, anécdota al canto. Mientras tomaba una panorámica de la zona (la 2ª en toda el viaje, qué triste) se me acerca una mujer y se me pone a hablar. Era de Guatemala y también viajaba sola. Le hizo tanta ilusión encontrar a alguien que también viajaba sola que me invitó a irme con ella. Lo fuerte es que quiso que me fuera en ese instante con ella en un bote junto el resto de guiris de su excursión. Le dije que era muy precipitado y nos dimos los teléfonos. Me dijo que se alojaba en un tal hotel Da Grand en Las Galeras, y que tenía un apartamento con 2 habitaciones y que podría dormir allá. Juer con la tía.
Pues sabes qué, después de hacer fotos y hablarlo con el chico de la moto, nos fuimos a ver si encontrábamos el hotel donde se alojaba la mujer ésta. Un pasote en hotelito.

Aparthotel DaGrand | © Marc Iglesias |


En recepción me localizan a la mujer y me registro para que pueda hospedarme. En 10 minutos ya me estaba bañando en la piscina. Dios qué gusto, y cuánto tiempo si hacer ejercicio…
Nadie nos cree, pero no ocurrió nada entre la mujer y yo. A parte que no me gustaba, ella ya me dijo que quería compañía verbal, no de otro tipo.
Por suerte al día siguiente estuvo soleado y pudimos ir a la playa de Las Galeras, pero curiosamente era otra parte mucho más bonita que la que me había llevado el chico de la moto el día anterior. Por fin, me sentía en el paraíso.

Por fin, el Paraíso | © Marc Iglesias |


¿Os gustan mis cocos? | © Marc Iglesias |


La foto de rigor (depílate!) | © Marc Iglesias |


Pájaros carpinteros destrozando un cocotero | © Marc Iglesias |


En ese momento me di por satisfecho y decidí que ya había visto suficiente en la República Dominicana siendo hora de planificar mi siguiente destino: CUBA
 
SORPRESA FINAL
Pero antes de irme, iba a tener una conversación con Yibel que no iba a olvidar nunca.
Cuando regresé de Samaná no tenía ganas de visitar más lugares, simplemente estar con los críos que habían en la casa y descansar. Yibel estaba por allá y me propuso ir a un río pero le dije que no me apetecía. No le hizo gracia (tendría ganas de más excursiones gratis). A continuación me suelta que tiene calor y que le apetece un cerveza. Viéndola venir, me hago el tonto, y le digo que ya sabe el camino. Después de hacerme el tonto al final me pide dinero, y se lo niego. Ella sigue insistiendo, y viendo que yo no cedía, la muy puta (sí, se confirmó que lo era) me dice enfadada que, cuando un extranjero se acuesta con una dominicana, siempre ha de pagar. Que qué me había pensado yo. Imaginaros a mí flipando en colores. Que si ella hubiera sido una cuero (prostituta) mala ya me habría vaciao los bolsillos y llevado al juez. Pero, atención, me suelta que ella ‘era una cuero buena’. Guau, se acababa de desenmascarar. Y que por eso le tenía que pagar algo, y que si quería una cerveza, se la tenía pagar.
Aquí ya me puse nervioso. A ver cómo coño iba a acabar esta historia. Os juro que pensé que me iba a pedir miles de pesos en ese momento, y que si no, me denunciaba. …Y yo al día siguiente me piraba a Cuba. No podía arriesgarme a que una perra así me jodiera el viaje.
Pero gracias a dios se conformó con 100 pesos y se largó. Y por suerte no la volví a ver.
 
ÚLTIMAS PALABRAS SOBRE LA REPÚBLICA DOMINICANA
Es una lástima que la mayoría de personas que he conocido en este país querían algo de mí por interés económico, hombres y mujeres. Estoy cansado de repetirlo, la hospitalidad ha de ser gratuita y voluntaria, sino no es hospitalidad. Aún así es un país lindo y curioso de visitar. Tienen playas paradisíacas, pero no solo por su belleza, sino porque puedes estar solo en 100 metros a la redonda. Lógicamente contra más tiempo se pase mejor se conoce un lugar, y uno acaba aprendiendo cosillas y evitando que lo timen allá donde va. Tienen la mala costumbre de abusar (y a veces acosar) al turista, pero esto ocurre en muchas partes.
Finalmente decir que es un país perfecto para viajar improvisando tanto el destino como el alojamiento, todo el mundo conoce lugares para dormir o comer.
Recomiendo usar siempre la moneda local, el peso dominicano, y evitar cambiarlo en los aeropuertos porque abusan. Eso sí, tened preparados los dólares americanos para la entrada (10$) y salida (20$ si estáis más de 1 mes).