BLOG

Cuba (1 de 4)

Costó llegar, pero lo conseguí. Interrogatorio incluido.
¿Por qué demonios tengo que pasar siempre nervios en los aeropuertos?
Y eso que esta vez llegué con 3 horas de antelación al aeropuerto de Santo Domingo. Para ello tomé una guagua desde Sánchez (250 pesos/5€), que te deja en la autopista, cágate. Pero mira qué casualidad hay un par taxis esperando en el arcén, 500 pesos (10€) la broma.
Esta vez me informé bien sobre los REQUISITOS DE ENTRADA A CUBA, y son los siguientes:
-Billete de regreso o continuación a otro país (Lo tuve que entregar en la compañía aérea)
-Tarjeta turista (Se adquiere en la embajada en el país de origen, o en el aeropuerto de salida en el mostrador de la compañía aérea. La recogen en la aduana de Cuba al entrar y al salir)
-Seguro médico, que cubra Cuba claro (Nadie me lo pidió)

EMPIEZAN LOS PROBLEMAS
Antes de ir al aeropuerto pasé con un centro de Internet (y de paso actualicé el Blog) e imprimí el billete de ida a Santiago de Cuba, pero no me acordé de imprimir el de continuación a México desde La Habana. Cruzaba los dedos para poder imprimir en el aeropuerto o que me dejaran viajar sin ello.
La compañía aérea (Aerocaribbean/Swissport) se portó de puta madre y me dejaron entrar en sus oficinas del aeropuerto para poder imprimir el email del billete a México. Tomad nota malditos cabrones de Condor.
Primer problema resuelto. Siguiente. La compañía aérea me pide que pague 20$ por la tarjeta de turista. Yo “solo” llevaba un billete de 50€ y unos pocos pesos dominicanos. Lo soluciono sacando 300 míseros pesos en un cajero y juntarlos con los pocos que llevaba para que me los cambiaran en dólares en una agencia de cambio (Los mamones no me quisieron aceptar el billete de 50€ porque estaba usado. Tócateloscojones)
Ok, prueba superada. Ya tengo la tarjeta de embarque y se supone que ya puedo ir a la puerta de embarque tranquilo. Después de hacerme tirar las súper peligrosas botellas de cocacola y agua, pasé el control de seguridad a la 2ª (me olvidé de sacar el móvil del bolsillo). La anécdota es la peste a pies que mete la zona porque obligan a la gente a descalzarse para pasar el arco de seguridad…
Ya convencido que llegaba a la zona de embarque, me encuentro con la zona de control de migración.
 
ANGUSTIA


Cuando me atiende una mujer va y me suelta que tengo que pagar 20 dólares más porque, por 1 día, he estado más de 1 mes en el país. Coño, yo pensé que eso era si estabas más de 90 días. En fin, me dice que me dirija a un mostrador para pagar el impuesto. Aquí viene el agobio máximo. Puedo pagar 800 pesos, 25$ o 20€. El que hizo la conversión se quedó a gusto. Ok, aquí tampoco aceptan pagar con tarjeta pero sí euros. Sorpresa cuando me dice que no tiene cambio de 50€. Iros a tomar por culo. Pero amablemente viene un trabajador de la zona y se ofrece a buscarme cambio. El tema es que queda 1 hora para que salga mi vuelo, y después de media hora y el chico seguía sin aparecer! Anda que como pierda el vuelo por este puto trámite y porque no tengan cambio en un sitio que todo dios ha de pagar… Me venía a la cabeza la agobiante experiencia de Frankfurt… A 20 minutos de la salida del vuelo aparece el muchacho y me acompaña hasta la chica que me había dicho lo de pagar el impuesto. Para mi sorpresa va y le dice que me deje pasar, ya que no hay forma de cambiar mi billete de 50€. Oh dios, no me lo podía creer, al final iba a tener suerte. Con un poquito de retraso, finalmente, tomo el vuelo hacia Santiago de Cuba.
Era la primera vez que volaba en un avión a hélices. Lo malo es el ruido que hace durante el vuelo. Me doy cuenta que los tapones para los oídos son imprescindibles en mi viaje.

Mi primera vez.. en un avión de hélices | © Marc Iglesias |


Vamos que nos vamos! | © Marc Iglesias |


Debíamos ser solo unas 10 personas, yendo más de la mitad del avión vacío.
Después de 2 horas de vuelo aterrizamos por fin en Santiago de Cuba.
Lo que no me podía imaginar son los interrogatorios que iban a hacerme, y el desesperante y exhaustivo registro de mi equipaje…
 
SÚPER INSPECCIÓN
Nada más entrar en la terminal, un policía me pide el pasaporte y la tarjeta de turista. A continuación me pregunta que de dónde vengo, que qué hacía en Rep. Dominicana, cuánto tiempo estuve, si era la 1ª vez que venía a Cuba, por qué venía, por cuánto tiempo, a qué me dedicaba,… Satisfecho, me dice que pase a una de las ventanillas. Allá otro policía que me hace las mismas preguntas, aunque me repite alguna, ya no sé si porqué se olvidó o para ver si mentía.
Ok, todo correcto, me da la bienvenida al país y entro en el recinto. Allá, si no habían 40 policías en un área de 100 m2 no había ninguno. De la cinta transportadora sale mi mochila grande, la recojo. Un agente me da un formulario azul para que lo rellene. Piden los datos personales, dónde te vas a alojar, si declaras bienes, etc.
Tal y como hice en el aeropuerto de Barcelona, usé el servicio de envolver la mochila con plástico transparente, no sólo para protegerla, sino principalmente para evitar que alguien me introduzca algún objeto no deseado, dícese droga.
Justo cuando acababa de desprecintar mi mochila, se me acerca un policía y me pide que lo siga. Ahora ya sé qué hacía aquél perrito lindo dando vueltas por toda la terminal y olisqueando equipajes…
El hombre me acompaña a una sala anexa, me pide el pasaporte y me vuelve a hacer las miiismas preguntas que sus compañeros. Luego me pide que deje mis 2 mochilas en el suelo. Al momento, se acerca el chucho y empieza a oler a toda leche mi equipaje. Me cagué de miedo cuando el maldito perro ladró. Un sudor frío recorrió mi frente. Imaginaros tener problemas en la aduana de Cuba…


El agente me pide que abra mis mochilas y saque tooodo el contenido de mi equipaje y lo deposite encima la mesa. Mierda, me temblaban las manos “Marc, contrólate coño! Sólo te falta que te vean nervioso”. Con lo que cuesta meter toda la ropa y trastos mecagontó. El tío estuvo registrando hasta los bolsillos de los pantalones plegados, y abriendo las bolsas que llevaba. Ya flipé cuando vio un DVD y me pregunta que qué contiene. Le digo que fotografías (era un backup que hice en Rep.Dominicana para enviar a España), y el tío me pregunta que si contiene pornografía. El listo del Iglesias le dice que no, pero que sí hay algunas fotos de chicas desnudas. Para qué carajos les diría eso… Otro agente más mayor que se “unió a la fiesta” me dice que pornografía es gente realizando el acto sexual (gracias por la info señor agente). Lo chungo es que me quedo pensando si tenía fotos de contenido explícito… El poli pilla y se me lleva el DVD y un disco duro externo que también uso como backup. Mientras, el agente de mayor edad va y me pregunta que qué tal la droga en Dominicana. Le contesto que ni idea. “Cómo que ni idea? Seguro que te ofrecieron droga.” El campeón del Iglesias va y le contesta que drogas no, pero que mujeres un montón, jajaja. Como al poli no le hizo gracia, yo me aguanté la risa.Me insistió en que era raro que no consumiera droga, porqué muchos españoles lo hacen. Y me vuelve a hacer las mismas preguntas de interrogatorio!! A los 5 minutos vuelve el otro agente con el DVD y mi disco duro diciendo que Ok. Supongo que no supo abrir los archivos DNG. Me pareció que el agente de mayor edad le dijo algo, porque al momento me dice que ya puedo recogerlo todo. Ya con los nervios ni podría cerrar la mochila. Dios, por fin me dejaban en paz… Finalmente salgo de la terminal y un calor húmedo me da la bienvenida al país.

CUBA

Ni 5 segundos y un taxista me avisa de su presencia y se acerca a mí. Le digo que espere un momento. Tengo que cambiar el maldito billete de 50€ por CUC (Convertible Único Cubano, de igual valor que el dólar americano). Otro mal rato cuando el hombre de la ventanilla se queda mirando mi billete, lo toca, lo rasca con las uñas, lo mira a trasluz, vuelve a rascarlo… joder que lo iba a romper el mongolo! Me dice “espera voy a comprobarlo”. Al fin viene y dice que Ok… Me da 67$ cubanos. Y le pido otros 200$ de la tarjeta de débito, cobrándome una comisión de 6$. Olé. Pero el muy cabrón se embolsó otros 6$ porqué me dio 194$ (200 – 6), y luego me enteraría que cargó en mi tarjeta 206$… O sea que cuidado con estos listos.
Por cierto, una de las preguntas que me hacían todos los policías era dónde me iba a alojar. Como ya sabía que me lo iban a preguntar, había memorizado un Hotel barato y les decía el nombre. Aunque mi idea siempre había sido alojarme en una casa familiar. Cómo no, el taxista me ofreció un alojamiento económico y céntrico. Venga, a dejarse llevar.
Ah otra cosa, mi sorpresa cuando vi todo coches modernos en el aeropuerto porqué a mí siempre me habían dicho que en Cuba solo habían coches súper antiguos… Pero cuando vi el coche del taxista…, un cacharro ruso de hace 30 años, que arrancó después de una docena de intentos jaja. Después de otros tanto moviendo todas las palancas posibles, consiguió encender las luces. ¡Bienvenidos a Cuba!

¡Esto es Cuba! | © Marc Iglesias |


Rep.Dominicana (8 de 8) – Samaná & Las Galeras

Palabras clave: gilipollas, paraíso
Quiero empezar diciendo que he visto lo que pensé que no se podía superar…
2 adultos y 4 (cuatro) niños en una moto. Panda de locos.
Lo lógico habría sido que me hubiera ido con Yibel a Samaná, ya que aparentemente estábamos a gusto juntos. Pero el mismo día que volvimos de la excursión de los Haitises, va y me pide 500 pesos (10€) pa irse al Salón (peluquería). Le dije que no me parecía bien que me pidiera dinero para eso, y menos cuando le acababa de pagar la excursión (45$). Le sentó como el culo que le dijera eso, pero es que no se cortó un pelo al decirme que en ese país los hombres invitan a las mujeres a lo que sea. Y para rematar me suelta que fue a la excursión para hacerme compañía! Tocateloscojones, además fue idea suya ir allá. Hija de tu madre, viajo sólo por el mundo, y si voy a hacer una excursioncita no necesito compañía de ninguna mujer. Además, iba a estar rodeao de guiris.
Después de esto mi idea era irme con otra hermana, otra que conocí el primer día y que me pareció muy simpática (además de guapa) pero que según Yibel era un peligro y siempre se aprovechaba de los turistas. Por tanto preferí no arriesgar y decidí irme a Samaná solito.
 
SAMANÁ
Al día siguiente tomé una guagua y me desesperé al ver que iba a 10km/h, no es broma. La furgoneta iba la puerta abierta e iba pitando a la gente cada 20 metros por si querían subirse. Joder, a nadie se le ha ocurrido crear paradas de autobús?? Tardó 1 hora en recorrer los pocos kilómetros.
Lo único bonito de la ciudad de Samaná es su paseo marítimo y las 10 casitas de colores todas juntitas.

Casitas monas. Atención a la moto | © Marc Iglesias |


Curiosamente las mejores vistas se disfrutan desde un hotel caro que tiene un ascensor.

Vistas desde un hotel pijo en Samaná | © Marc Iglesias |


También está el Cayo Levantado (una islita cuya mitad es propiedad de un solo hotel) y las excursiones para ver ballenas. Solo fui al mini museo de las Ballenas.

Reconstrucción de una cabeza de ballena | © Marc Iglesias |


A uno de los muchos chicos que se te acercan para ofrecerte excursiones, y antes de que abriera la boca, le pedí si me recomendaba un sitio bueno y barato para comer. Por supuesto siempre conocen algo. Me llevó a un sitio cercano y lo invité a comer. El menda que estaba generoso ese día…
El chico no me mintió, me salió muy barato para ser un sitio tan turístico, los dos comimos por 380 pesos (7€). Al hablarle de mis planes para ir a Las Galeras (las playas del norte) se me ofreció para llevarme en su moto y enseñarme la zona. Pos ale, ya tengo chófer. Me saldría más caro que ir en guagua claro, pero me podría llevar a Playa Rincón (la 2ª más bonita del mundo según Conde Nast) la cual necesitas ir por tu cuenta. Pues ale, le pagó 150 pesos de gasolina y viajamos hacia el paraíso.
 
LAS GALERAS
Tenía un gafe con la meteorología al visitar las playas. Llegamos a Las Galeras con cielo nublado y las playas así no lucen. Probamos de ir a la famosa Playa Rincón y menudo chasco.

Llegando a Playa Rincón | © Marc Iglesias |


Es cierto que no hacía un día espléndido, pero que haga Sol no limpiará la playa de algas muertas ni quitará todos los bares de la zona. Me pareció más bonito el río que justo desemboca en esa playa.

Puente estilo Humor Amarillo en Playa Rincón | © Marc Iglesias |


La famosa Playa Rincón… | © Marc Iglesias |


Venga, anécdota al canto. Mientras tomaba una panorámica de la zona (la 2ª en toda el viaje, qué triste) se me acerca una mujer y se me pone a hablar. Era de Guatemala y también viajaba sola. Le hizo tanta ilusión encontrar a alguien que también viajaba sola que me invitó a irme con ella. Lo fuerte es que quiso que me fuera en ese instante con ella en un bote junto el resto de guiris de su excursión. Le dije que era muy precipitado y nos dimos los teléfonos. Me dijo que se alojaba en un tal hotel Da Grand en Las Galeras, y que tenía un apartamento con 2 habitaciones y que podría dormir allá. Juer con la tía.
Pues sabes qué, después de hacer fotos y hablarlo con el chico de la moto, nos fuimos a ver si encontrábamos el hotel donde se alojaba la mujer ésta. Un pasote en hotelito.

Aparthotel DaGrand | © Marc Iglesias |


En recepción me localizan a la mujer y me registro para que pueda hospedarme. En 10 minutos ya me estaba bañando en la piscina. Dios qué gusto, y cuánto tiempo si hacer ejercicio…
Nadie nos cree, pero no ocurrió nada entre la mujer y yo. A parte que no me gustaba, ella ya me dijo que quería compañía verbal, no de otro tipo.
Por suerte al día siguiente estuvo soleado y pudimos ir a la playa de Las Galeras, pero curiosamente era otra parte mucho más bonita que la que me había llevado el chico de la moto el día anterior. Por fin, me sentía en el paraíso.

Por fin, el Paraíso | © Marc Iglesias |


¿Os gustan mis cocos? | © Marc Iglesias |


La foto de rigor (depílate!) | © Marc Iglesias |


Pájaros carpinteros destrozando un cocotero | © Marc Iglesias |


En ese momento me di por satisfecho y decidí que ya había visto suficiente en la República Dominicana siendo hora de planificar mi siguiente destino: CUBA
 
SORPRESA FINAL
Pero antes de irme, iba a tener una conversación con Yibel que no iba a olvidar nunca.
Cuando regresé de Samaná no tenía ganas de visitar más lugares, simplemente estar con los críos que habían en la casa y descansar. Yibel estaba por allá y me propuso ir a un río pero le dije que no me apetecía. No le hizo gracia (tendría ganas de más excursiones gratis). A continuación me suelta que tiene calor y que le apetece un cerveza. Viéndola venir, me hago el tonto, y le digo que ya sabe el camino. Después de hacerme el tonto al final me pide dinero, y se lo niego. Ella sigue insistiendo, y viendo que yo no cedía, la muy puta (sí, se confirmó que lo era) me dice enfadada que, cuando un extranjero se acuesta con una dominicana, siempre ha de pagar. Que qué me había pensado yo. Imaginaros a mí flipando en colores. Que si ella hubiera sido una cuero (prostituta) mala ya me habría vaciao los bolsillos y llevado al juez. Pero, atención, me suelta que ella ‘era una cuero buena’. Guau, se acababa de desenmascarar. Y que por eso le tenía que pagar algo, y que si quería una cerveza, se la tenía pagar.
Aquí ya me puse nervioso. A ver cómo coño iba a acabar esta historia. Os juro que pensé que me iba a pedir miles de pesos en ese momento, y que si no, me denunciaba. …Y yo al día siguiente me piraba a Cuba. No podía arriesgarme a que una perra así me jodiera el viaje.
Pero gracias a dios se conformó con 100 pesos y se largó. Y por suerte no la volví a ver.
 
ÚLTIMAS PALABRAS SOBRE LA REPÚBLICA DOMINICANA
Es una lástima que la mayoría de personas que he conocido en este país querían algo de mí por interés económico, hombres y mujeres. Estoy cansado de repetirlo, la hospitalidad ha de ser gratuita y voluntaria, sino no es hospitalidad. Aún así es un país lindo y curioso de visitar. Tienen playas paradisíacas, pero no solo por su belleza, sino porque puedes estar solo en 100 metros a la redonda. Lógicamente contra más tiempo se pase mejor se conoce un lugar, y uno acaba aprendiendo cosillas y evitando que lo timen allá donde va. Tienen la mala costumbre de abusar (y a veces acosar) al turista, pero esto ocurre en muchas partes.
Finalmente decir que es un país perfecto para viajar improvisando tanto el destino como el alojamiento, todo el mundo conoce lugares para dormir o comer.
Recomiendo usar siempre la moneda local, el peso dominicano, y evitar cambiarlo en los aeropuertos porque abusan. Eso sí, tened preparados los dólares americanos para la entrada (10$) y salida (20$ si estáis más de 1 mes).


Rep.Dominicana (7 de 8) – Sánchez, Los Haitises & Las Terrenas

Palabras clave: mujeres de compañía & dueño de hotel hijo puta
SÁNCHEZ
Ya que todo el mundo me lo recomendaba, la idea era irme a Samaná. Pero seguí el consejo del novio de la chica aquella que me ‘ofreció’ a su hermana pequeña (ver artículo de Puerto Plata), que era alojarme en Sánchez, un pueblo cercano a Samaná, más económico al no ser turístico. Y otro motivo era porqué allá tenía a la madre de su hijo (sí, parece un culebrón), y podría alojarme en un hotel barato cercano.
En fin, tomé una guagua y me cagué en todo cuando supe que el trayecto duraba más de 3 horas. Al menos no fui muy apretujao y pude observar una de las escenas más curiosas de todo mi viaje. Un tío subió una moto dentro del bus. Olé sus huevos.

¿Y usted qué lleva de equipaje? Yo, una moto  | © Marc Iglesias |


Nene aburrido en el bus | © Marc Iglesias |


Por cierto, en otra ocasión observé a un hombre transportar una nevera en el maletero de un CaribeTours.
Al bajar de la guagua me esperaría Graciela, dándome la bienvenida y presentándome a su familia. Uno de los miembro era una de sus hermanas (eran 7), Yibel, que tenía una cría de la que me enamoré al instante, se llamaba Venus.

Venus, una dulzura | © Marc Iglesias |


Venus y sus hermanitos | © Marc Iglesias |


Ahora viene la parte interesante del día. Me acompañan Graciela y Yibel a un hotel a 1 minuto de distancia, Hotel Dubai. Parece que haya un discoteca debajo del hotel porque suena música a toda pastilla. Muy muy alta. El hijo de puta del dueño (luego lo explico) me enseña mi bonita habitación. Le digo a Graciela que quiero descansar porqué me levanté a las 5.30 para tomar la guagua, y aquí viene cuando me dejan roto. Ella me dice que Ok, pero que se queda su hermana Yibel para cuidarme. ¿Cóoomo? “Perdona?” le digo. “Sí, se quedará mi hermana para cuidarte” me responde. Nunca me dejarán de sorprender estos dominicanos. Tenía curiosidad qué carajos significaba que cuidara de mí. Me iba a frotar la espalda en la ducha o me traería el desayuno? A la mierda, le dije que vale. Fue una situación rara de narices, los dos acostados en la cama, hablando (sí, primero hablamos), yo diciéndole que quería dormir de verdad, y ella que vale, que se quedaría ahí al ladito.

Pegatina en una moto. La anécdota es que esa misma fue utilizada en una postal que me regalaron hace años | © Marc Iglesias |


Dos cosas impidieron que pudiera dormir: tener a la muchacha a mi lado (por cierto, usaría una 120 de pecho), y lo otro la música a toda mierda que tenía el gilipollas del dueño del hotel.
Después de un masajito y charlar un rato, nos fuimos pa su casa a comer, pero antes pregunté al dueño del hotel si era normal lo de la música, me dijo que tranquilo, que la quitaría dentro de poco (era mediodía), y que sólo la ponía el fin de semana (era domingo).
Después de comer me llevaron a una playa cercana, creo que se llama La Majagua, y es de las que más me han impactado. Parece como si hubiera pasado un huracán.

La Majagua, no apta para el baño | © Marc Iglesias |


La Majagua | © Marc Iglesias |


Luego, un chico del grupo, me llevó en su moto a dar una vuelta por la zona. Subimos por una carretera nueva que están construyendo y que tiene unas vistas que quitan el hipo.

Preciosa vista de la playa de la Majagua | © Marc Iglesias |


Y me llevó a una cueva cercana que nunca me habría esperado que fuera tan espectacular…

Increible cueva de la zona | © Marc Iglesias |


A la noche sobre las 22h me fui para el hotel con intención de dormir ya que estaba muy cansado, pero mi sorpresa que aún tenían puesta la música (Ni con tampones en oídos era posible el descanso, en serio, retumbaba todo).
Decidí irme, no tenía porque aguantar ese escándalo proviniendo del mismo hotel. Le pedí que hiciera el favor de devolverme al menos la 2ª noche que le había pagado por adelantado. El hijo de su madre se negó a devolverme ninguno de los 1000 pesos (20€) aun habiéndome mentido en varios temas (la música duraba hasta las 00h de la noche, y en días laborales también había escándalo). Está claro que el Hotel Dubai es pa fornicar, no pa dormir. Con idea de acojonarlo le pedí sus datos pero se negó, pero ya no insistí porqué en este país las leyes se las pasan por el forro.
En fin, que me trasladé a un hotelucho llamado “Limairy, un paraíso soñado” al ladito de donde vivía Yibel y su familia. Lo de paraíso soñado es cierto, porqué la realidad es otra. Es la primera vez que me tengo de duchar a base de tirarme cubos de agua… Al menos te regalan 2 condones oye.
 
LOS HAITISES
Otro día fui de excursión con Yibel al Parque Nacional de Los Haitises. Una excursión también recomendable por el contenido, variedad de pájaros, cuevas y manglares, y por la duración de varias horas (45$ por pareja)

Parque Nacional Los Haitises | © Marc Iglesias |


Ave en Los Haitises | © Marc Iglesias |


Divertida fauna en Los Haitises | © Marc Iglesias |


Son las ramas de un árbol de arriba! | © Marc Iglesias |


Y más manglares | © Marc Iglesias |


La anécdota del día fue que, al llegar a un cueva, el guía dijo que podíamos bañarnos. Pilla Yibel, y en 2 segundos se pone de pie, se sube al borde de la barca y se tira vestida al agua. Es que se tiró tal y como iba, con pendientacos incluidos.

Hay locas que no necesitan bañador | © Marc Iglesias |


Me quedé literalmente con la boca abierta. El resto de guiris mirándome, como diciendo, menuda loca tu novia dominicana… Mira que minutos antes me dijo que se iba a bañar vestida y no la creí.
Otro detalle que no me gustó fue que la tía iba con los auriculares puestos escuchando música mientras íbamos en barca, me pareció una falta de respeto enorme hacia mí y al guía. Tenía un mal presentimiento.
 
LAS TERRENAS
Al día siguiente me dirigí a la zona de Las Terrenas, también recomendada por muchos, al ubicarse algunas de las playas más bonitas del país. Tuve la mala suerte que la mayor parte del tiempo me llovió y no pude apreciar la belleza de varias playas. Pero sí tuve unas horas de sol y pude bañarme en playa Popy.

Playa Popy, tranquilidad | © Marc Iglesias |


Foto postaleras pero chula eh | © Marc Iglesias |


Chucho & plantilla humana | © Marc Iglesias |


Me alojé en el hotel Casa Nina, que tenía las habitaciones a, atención, 30 metros del agua!
Oír las olas del mar, de noche, desde la cama, es uno de los placeres más grandes que he vivido y que ojalá pudiera compartir.
(Lástima que también había un grillo jodiendo la velada).
Otra anécdota interesante, donde para variar interviene una muchacha, ocurrió esa misma noche. Como la señal WiFi no se captaba en las habitaciones me senté en la entrada del hotel.

Entrada del hotel Nina | © Marc Iglesias |


Huésped del hotel | © Marc Iglesias |


Imaginaros la escena, de noche, la calle oscura, solo hay un par de lucecitas en la entrada del hotel. Yo con mi netbook, actualizando el Blog, por cierto. A los 10 minutos susto al canto. Aparece de la nada una chica que se dirige a mí. Ay madre, qué querrá ésta. Bueno, todos los podréis imaginar, vista la reputación de las mujeres de este país…
La chica me saluda y se sienta a mi lado. Pos vale. Me pregunta que qué hago, le digo que actualizando una web. Pareció que le hablara en chino pero le dio igual. Era una chica joven, normalita. Curiosamente tenía unas tetas de tamaño medio. No tardó ni 2 minutos que empezó a pasar su mano por mi brazo. Ok, putilla confirmada. Antes de que fuera a más le dije que no me interesaba. Como si oyera llover, me dice que si vamos a mi habitación. Hija, suerte que te digo que no me interesa. Se lo tuve que repetir, pero parecía que eso la incitaba a insistir más. En 10 minutos la tenía sentada encima mío. Yo ya me reía. Le decía que si quería charlábamos, pero que no iba a ir a más. Después de hablarle un poco sobre mí, la tía se me tira a besar el cuello. Cabrona, ese es mi punto débil. Respiré hondo intentando relajarme y la aparté de nuevo. Tampoco estaba torturándome, bueno, sí. Creo que estuvimos con la tontería 1 hora hasta que conseguí pirarme a la habitación. Pero casi le tengo que arrear una leche porqué al final me agarraba y no me dejaba ir. Joder, eso se llama tenacidad. Aunque al final me dio hasta pena porqué me llegó a suplicar que le diera mi teléfono y quedáramos otro día. Si ella no tuviera hijos me lo habría pensado.
 
GALERÍA DE FOTOS

SÁNCHEZ:

Si no hay juguetes, se fabrican | © Marc Iglesias |


Se vende… de tó | © Marc Iglesias |


La loquita ésta se enamoró de mí :S | © Marc Iglesias |


Iglesia Metodista | © Marc Iglesias |


Escondite | © Marc Iglesias |

PARQUE NACIONAL LOS HAITISES:

Dinosaurio | © Marc Iglesias |


Haciendo el nido | © Marc Iglesias |


Cigüeña | © Marc Iglesias |


Zona de baño | © Marc Iglesias |


Ramas de un árbol | © Marc Iglesias |


Semilla de un manglar | © Marc Iglesias |


Bonitos manglares en Los Haitises | © Marc Iglesias |

LAS TERRENAS:

Es un placer pasear por estas playas | © Marc Iglesias |


Aunque hay cerdos en todas partes | © Marc Iglesias |


Se acercaba la lluvia… | © Marc Iglesias |


…y se jodió el día | © Marc Iglesias |


Pero cuando sale el Sol… | © Marc Iglesias |


…hay que disfrutar! | © Marc Iglesias |


Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google