PAPANTLA. El reencuentro
Pues después del plantón que sufrí en la capital de Chiapas, mi idea era ir a la ciudad de Oaxaca, pero mi amigo Manuel, que vivía allá, no regresaba de viaje hasta la semana siguiente. Decidí entonces hacer tiempo e ir a ver de nuevo a Rosalba, mi querida amiga de Papantla con la que había pasado felices días semanas atrás. Eso sí, me tuve que comer unas 15 horas seguidas de autocar, que se dice pronto.
En teoría el viaje no debería de haber durado tanto, pero el autobús fue parado por policías en un par de ocasiones. Buscaban indocumentados y droga. Lo que me sacó de quicio es la forma tan aleatoria y poco eficiente en que lo hacen. Solo decir que tardaron media hora en abrir 2 tapas que habían en el suelo del autocar. Qué agentes más torpes, y lo vi de primera mano porque los tenía al ladito. Para abrir las tapas hacían palanca con una navaja, en vez de usar la anilla que había para ese propósito…
Finalmente llegué a Papantla. Aish qué recuerdos, qué tranquilidad… y qué calor. Suerte que encontré un hostal con aire acondicionado y además céntrico. Sólo estuve el fin de semana, que era cuando mi amiga podía quedar, lo pasamos de forma tranquila y con cariño. Ah, y con su hijo. Lo gracioso es que el pobrete se metía debajo la cama y se quedaba dormido al estar fresquito. Así me gusta hijo, deja a los mayores que hagan lo que tienen que hacer jajaja, pobrete.

Durmiendo bajo la cama | © Marc Iglesias |


Pero todo lo bueno se acaba, el domingo tarde nos despedimos apenados. Quién sabe si nos volveremos a ver.
 
CIUDAD DE MÉXICO.  Visita cultural a la capital
Decidí volver a la capital del país, Ciudad de México, a ver si esta vez visitaba algún museo y conocía más sitios. Decidí hospedarme en otra zona que no fuera en centro, y encontré por internet Anys Hostel, en el barrio Roma, una zona bastante tranquila y segura. Os lo recomiendo, los dueños son encantadores, ofrecen info turística y mapas de la zona, te hacen descuento si lo pides jeje, incluye desayuno, y las habitaciones son apartamentos, en serio. Y además abajo tienen una cafetería de ellos mismo donde preparan comida bien rica.
La verdad es que los primeros días me lo tomé con una calma increíble, la mayor parte del tiempo hablando con gente del hostal. Allá conocí a un hombre de Honduras, súper amable, y que se parecía a Patrick Swayze. Éste había viajado por montón de países, pero lo increíble es que había venido más de 20 veces a México, vamos, que se lo conocía al dedillo. Hice turismo con él un par de días.
Ya que lo teníamos cerca, fuimos caminando hasta el Castillo de Chapultepec y visitamos su museo.

Enormes pinturas en la entrada del Castillo | © Marc Iglesias |


Micro fotos | © Marc Iglesias |


Pedazo mural | © Marc Iglesias |


Atención a los rostros | © Marc Iglesias |


Desde allá hay unas vistas interesantes de la ciudad, lástima de la mala visibilidad. Ya no sé si por el calor, contaminación o qué.

Terraza del Castillo | © Marc Iglesias |


En otro momento visité una exposición de dibujos.

Qué tierno | © Marc Iglesias |


Creo que alguien me espiaba | © Marc Iglesias |


Y también el Museo de la Caricatura.

Ajá ! | © Marc Iglesias |


A luchar contra la crisis ! | © Marc Iglesias |


Genial | © Marc Iglesias |


Cuando salía de allá un hombre me ofreció hacerme una caricatura. Y dije, por qué no? nunca me habían hecho y tenía curiosidad.

Manos a la obra | © Marc Iglesias |


Mientras él me dibujaba, observé que me recordaba un montón al protagonista de la serie “Me llamo Earl

Yo ya le dije que se parecía… | © Marc Iglesias |


Mi genial caricatura | © Marc Iglesias |


También aproveché para hacer algo apenas había hecho desde que inicié el viaje: limpiar mis zapatos, jeje. Pues ale, no tardé en encontrar un profesional del sector. Olé el esmero que pone esta gente, 1º me quitó los cordones, luego los lavó con agua y jabón, a continuación le aplicó un tinte, después crema, y vuelve a poner tinte y crema. Y para finalizar le pasa un cepillo enorme que los deja reluciente y como nuevos.

Relucientes | © Marc Iglesias |


Tardó un 15 minutos. Y va y me cobra solo 20 pesos (poco más de 1€ !). Le di algo más claro.
Otro museo que visité fue el de Arte Moderno, que me gustó mucho. Yo pensé que sólo habría arte abstracto pero, a parte de eso, habían varias expos de Fotografía. Yuhuuu.

Me recordó la peli ‘Supernacho’ jiji | © Marc Iglesias |


Guadalupe infernal | © Marc Iglesias |


© Gerardo Suter – ‘Tlapoyahua’


© Eugenia Vargas Pereira – Serie ‘Barro’


© Nahum B. Zenil


© Nahum B. Zenil – ‘Nacimiento’


Escultura | © Marc Iglesias |


Una de las expos estaba dedicada al artista Gonzalo Lebrija.

© Gonzalo Lebrija – ‘Breve Historia del Tiempo’


© Gonzalo Lebrija


Esta obra de Gonzalo Lebrija me recordó a otra de Albert Gusi


Y otra expo que flipé por la genialidad de la fotógrafa mexicana Graciela Iturbide.

© Graciela Iturbide


Finalicé mi excursión por la capital visitando el bonito edificio de Correos, el Palacio Postal:

Interior del Palacio Postal | © Marc Iglesias |


Detalle del edificio | © Marc Iglesias |


Y el Casino Español, donde además de disfrutar de la arquitectura y decoración, había una exposición temporal de pintura llamada “Almas femeninas” de una tal Ana Margarita Manzo. Genial. Lástima que estaba prohibido tomar fotos.
Como mi amigo Manuel ya estaba en su casa de Oaxaca, fui a verle. Esta vez quería probar el servicio de lujo de los autocares de ADO. Lo bueno, TV individual y selección de 50 películas. Lo malo, además del precio claro, que los supuestamente súper-cómodos asientos, no lo son tanto. Es más, yo los encontré incómodos! Son tan altos que los pies quedan colgando. Yo soy bajito sí, pero es que la mayoría mexicanos lo son más.
Después de 6 horas llego a la bella ciudad de Oaxaca. Pero parece un pueblo, con casitas bajas, coloridas y en buen estado. Y el clima es fresco, por fin. Todo me recordaba a San Cristóbal de las Casas. Pues allí me espera Manuel, que me acompaña a su casa. La sorpresa cuando me dice que el centro de la ciudad está ocupado por los ‘maestros’. Esta gentuza, no sólo hace huelga en masa cada año, sino que además afectan al funcionamiento de la ciudad entera. Obligan a cerrar calles y negocios, hasta el Aeropuerto! Vamos, por lo que explican es una mafia total. En fin, que mi amigo me recomienda que haga turismo unos días por el resto del Estado, a ver si para cuando regrese ya se ha ido esta plaga.
 
 
SAN JOSÉ DEL PACÍFICO. Niebla, relax, y… hongos
De camino a la costa oaxaqueña, está este pueblecito en medio de la sierra. Lo bueno es el paisaje y tranquilidad. Lo malo, el frio! A unos 2500 m de altura y con niebla frecuente es lo que pasa. Pero merece la pena alojarse en alguna de tantas cabañas que se ofrecen, sobretodo las situadas en “Puesta del Sol”. Están a 500 m de distancia del pueblo, teniendo aún más tranquilidad.

Mi acogedora cabaña | © Marc Iglesias |


Puro ambiente de montaña | © Marc Iglesias |


La cabaña normal cuesta 300 pesos la noche (hacen descuento por días), pero si quieres chimenea 500 pesos. Yo pensé que vaya pijada, pero si llego a saber la rasca que mete de noche… que necesité 3 mantas. Decidí quedarme 2 noches y pasar un tiempo “conmigo mismo”. No penséis mal, marranos.
Allá te ofrecen desde masajes, hasta el “temazcal“, que es un baño de vapor en una especie de iglú.

“Torseduras y dolores. Sobador y masaje” | © Marc Iglesias |


Temazcal | © Marc Iglesias |


Pedazo machete | © Marc Iglesias |


Pero para mi sorpresa, aquél pueblo era famoso por sus hongos alucinógenos. Ay va la ostia. Yo soy antigroga, pero me explicaron que tenían un efecto tan potente y extraño, que me picó la curiosidad. Y bueno, ya que es algo de la naturaleza… no lo veía con malos ojos. Parece que viene gente de todo el mundo para tomar estos hongos y ‘resolver problemas’, otros (garrulos y hippies) solo vienen a chutarse. Pues parece que la peña que va con un conflicto personal, hace El Viaje (así lo llaman) y ‘hablan con gente’ , incluso seres ya fallecidos, y toman decisiones que les ayuda a resolver problemas…

Todo me recuerda a una seta… | © Marc Iglesias |


Pasa que como no es temporada hongos (julio a septiembre) me ofrecen un té, en vez de hongos frescos. Ya me avisó un hombre que un té sería como comer paella congelada; no es lo mismo. Tendría razón porqué aquello el único efecto que me dio fue ligero empanamiento, y frío. Según el Guía (persona que te da los hongos y te ayuda con el Viaje) lo del frío era normal. Bueno, yo creo que también lo es cuando estás sentado en una silla sin apenas ropa de abrigo, de noche, en medio de la sierra a esa altitud…
El Guía me dio una manta y allá me quedé esperando, tal y como me decía. Al final, entre los escalofríos y estar en casi completa oscuridad, el empanamiento es obvio, y no sabes si sueñas cosas o es efecto de las setas. Después de un hora que se me hizo eterna, yo lo que sentía es que podía aislarme del mundo y concentrarme visualmente en algo, aunque fuera un dibujito de la manta. Dicen que si esto lo haces de día, puedes hablarle hasta las flores, o quedarte media hora mirando fijamente un árbol. Qué caña. Y el otro efecto curioso que tuve fue de que en cuanto cerraba los ojos mi imaginación se ponía a trabajar, dibujando como fractales y cosas así.
Ya cansado le dije a mi Guía que me volvía a la cabaña. Ah sí, la cena me supo a gloria, y eso que era una simple tortilla francesa con salsa tomate y arroz.
Yo pensando que era ya de madrugada, eran solo las 23h. Encendí la TV y haciendo zapping apareció un canal que sólo emite de noche y me quedé empanao viendo porno. Era curioso verlo bajo el supuesto efecto de los hongos, y me quedó la duda de saber qué se experimentaría haciendo el amor de verdad.

A partir de las 22h… fiesta | © Marc Iglesias |


En fin, que eso de ver y hablar con personas, que era lo que me hacía gracia, na de na.
Conclusión, que si vais a probar los famosos hongos, que sean frescos.

Me quedé con las ganas de entrar | © Marc Iglesias |


A la mañana siguiente madrugué pa tomar fotos del amanecer, y el resto del día leí y paseé por la zona.

Antes de la salida del Sol | © Marc Iglesias |


Formas | © Marc Iglesias |


Fractal vegetal | © Marc Iglesias |


Lagarto curioso | © Marc Iglesias |


Reservas de leña | © Marc Iglesias |


WC | © Marc Iglesias |


Esto sí que es niebla | © Marc Iglesias |


 
MAZUNTE. Playa sin baño
Al tercer día ya me dirigí a la costa, a la playa de Mazunte, que me había recomendado mi amigo por ser muy tranquila. Eso sí, después de recorrer 3 horas de constantes curvas.

De noche debe ser divertido… | © Marc Iglesias |


Mala noticia, un temporal del carajo afectaba a toda la costa del Pacífico. Por supuesto que no podías bañarte (aunque algunos idiotas sudaban de la bandera roja) sino que tampoco podías tomar el sol porqué las olas mojaban toda la arena. Aún así, el paisaje era bello.

Hermosa vista desde la terraza de las cabañas | © Marc Iglesias |


Ya que no podía bañarme tomé fotos | © Marc Iglesias |


Espuma | © Marc Iglesias |


Textura | © Marc Iglesias |


Mirando atrás | © Marc Iglesias |


Esperando un hermanito | © Marc Iglesias |


La hermosa Vía Láctea desde la playa | © Marc Iglesias |


Según la gente local llevaba días de mala mar, pero que al día siguiente ya estaría calmado. Como no fue así, regresé a Oaxaca.
 
OAXACA. Bella sorpresa

Por suerte, los malditos maestros que estaban en huelga y dando por culo al resto de ciudadanos se fueron del centro de la ciudad al día siguiente, y pude hacer turismo.
Paseé por sus bonitas calles,

Azul | © Marc Iglesias |


Bonito, pero difícil de apreciar a más de 2 m de altura | © Marc Iglesias |


Esperando un milagro | © Marc Iglesias |


Puntas | © Marc Iglesias |


Pobres, algunos no se dan cuenta que también forman parte de una | © Marc Iglesias |


Éste me ha gustao | © Marc Iglesias |


Amén amén | © Marc Iglesias |


Y me encontré con 2 monadas,

Lindas mexicanas | © Marc Iglesias |


Bebé Schnauzer | © Marc Iglesias |


Visité la recargada Iglesia de Santo Domingo y su bonita plaza,

Sesión de fotos | © Marc Iglesias |


Manuel me llevó a la zona arqueológica de Monte Albán, a sólo 10 km de la ciudad,

Monte Albán | © Marc Iglesias |


Recinto de juego de pelota maya | © Marc Iglesias |


Aunque para mi lo mejor son las vistas de la ciudad y montañas. Y aquí la anécdota; la situación surrealista que viví en el pequeño museo cuando nos íbamos. Me llamó tanto la atención 2 adolescentes estiradas en el suelo al lado de un esqueleto; se estaban tomando fotos. Flipé tanto que les dije que nunca me dejará de sorprender la gente. Después de reírse pillan, y como si yo fuera Brad Pitt, Justin Bieber, o un mono de feria…, se me ponen al lao y se ponen a auto-tomarse fotos conmigo con el móvil. Pedí a Manuel que nos tomara una foto,

Si él levantara la cabeza… | © Marc Iglesias |


Y el último día fuimos a Hierve el Agua, a hora y media de distancia. Una grata sorpresa, allá había unas piscinas de minerales (no termales) en las que podías bañarte. Además, el paisaje quitaba el hipo. No sé si era por la altitud, pero el polarizador hizo maravillas con los colores.

Impresionante lago en Hierve el Agua | © Marc Iglesias |


No es lo que parece | © Marc Iglesias |


Hasta el infinito, y más allá | © Marc Iglesias |


Cascada petrificada en Hierve el Agua | © Marc Iglesias |


Ou yeah! Lástima que el agua está fría | © Marc Iglesias |


Comimos allá mismo y nos atendió una chica linda, Araceli, que me llamó la atención por su maquillaje y pendientes, ya que era la primera vez que lo veía en ese país, y encima en un pueblecito.

8 pendientes en cada orejita | © Marc Iglesias |


Jojojo | © Marc Iglesias |

Después de casi 2 meses de disfrutar en México, era hora de saltar a otro país: Colombia

COMENTARIOS SOBRE MÉXICO
NEGATIVO:
-No hay ningún tipo de censura en la prensa escrita. Foto explícitas de asesinatos y accidentes en las portadas de diarios ponen los pelos de punta.
-Tienen la fea costumbre de escupir en el suelo, en mitad de calle, tanto hombres como mujeres.
-Suele haber bastante basura en las calles y carreteras. Sí, la culpa la tiene el ciudadano, pero también es comprensible cuando apenas hay papeleras.
-Opinión compartida con muchos: curiosamente en Ciudad de México la mayoría de gente no es muy guapa que digamos. En cambio, a las afueras y los pueblos, lo contrario (al menos con respecto a mujeres)

POSITIVO:
-El mexicano es muy amable y educado. Toda persona a la que he preguntado dudas en la calle me ha atendido muy bien, incluso me agarraban el mapa y me sugerían sitios a visitar! Por otra parte, las poquísimas personas estúpidas que he encontrado han sido atendiendo al público, como recepcionistas de hotel o personal de hostelería. Curioso.
-A diferencia de Dominicana y Cuba, en México la gente que se me ha acercado (hombres y mujeres) lo ha hecho por curiosidad, no por interés. Algo de agradecer. Y aquí también hay gente muy necesitada y humilde.
-Puedes comer las 24h del día, siempre hay comercios abiertos. Y no ponen mala cara cuando entras a un restaurante a las 16h para comer, tomad nota malditos hosteleros españoles. Como si quieres pedir un desayuno por la noche, qué más da, todo lo cocinan la momento.
Ciudad de México ya no es la ciudad súper peligrosa de años atrás. Es más, debe ser ahora de los puntos más seguro del país, junto a Chiapas y Oaxaca. La mayor delincuencia se concentra en las fronteras con USA y Guatemala, y lo más importante, entre gente relacionada con el narcotráfico. En resumen, es un país que sí recomiendo visitar.

GALERÍA DE FOTOS

CIUDAD DE MÉXICO:

Ángel de la Independencia, icono de la gran capital | © Marc Iglesias |


Schnauzer | © Marc Iglesias |


El Hombre Lobo | © Marc Iglesias |


División en los andenes del Metro | © Marc Iglesias |


Los dueños serían españoles? | © Marc Iglesias |


Mini foto | © Marc Iglesias |


Clásico disco de vinilo | © Marc Iglesias |


Yo quiero la pared así | © Marc Iglesias |


Cúpula ‘solar’ | © Marc Iglesias |


Esperando clientes | © Marc Iglesias |


SAN JOSÉ DEL PACÍFICO:

Dónde estará el timbre… | © Marc Iglesias |


Él no lo haría | © Marc Iglesias |


Al acecho de hippies | © Marc Iglesias |


Textura | © Marc Iglesias |


Flora | © Marc Iglesias |


Carros | © Marc Iglesias |


Tapiz | © Marc Iglesias |


Montón de largatos, sin cola | © Marc Iglesias |


Jugando con Jaimito | © Marc Iglesias |


A buen entendedor… | © Marc Iglesias |


Me recordó a un rincón de Granada | © Marc Iglesias |


Vistas desde el pueblo | © Marc Iglesias |


Atardecer | © Marc Iglesias |


 

OAXACA:

Mazunte | © Marc Iglesias |


Qué ironía | © Marc Iglesias |


Quién avisa no es traidor | © Marc Iglesias |


Machismo? Nooo | © Marc Iglesias |


A ver hijo, elige un nombre pal negocio | © Marc Iglesias |


Y al instante oiga | © Marc Iglesias |


Ángel del Infierno? | © Marc Iglesias |


Vi varias figuras graciosas como ésta | © Marc Iglesias |


Ante todo hay que respetar la Naturaleza | © Marc Iglesias |


Ojo, según lo que se pida… jaja | © Marc Iglesias |


Os juro que esta ridiculez era el postre del menú. Casi se lo tiro a la cara. | © Marc Iglesias |


Carta para gigantes | © Marc Iglesias |


Deliciosa comida mexicana | © Marc Iglesias |


WC Tetris | © Marc Iglesias |